¿Qué tanto cambia tu vida estudiar una maestría?

  • 163 Views
  • Comentarios desactivados en ¿Qué tanto cambia tu vida estudiar una maestría?

Como bien saben, el tema de este mes es sobre el precio de construirte como persona, y eso incluye las inversiones que hacemos para estar educadas, informadas y preparadas para cumplir nuestras metas. En este mundo tan competitivo, tener una maestría puede ser un diferencial importante a la hora de conseguir algún puesto, pero no es una inversión pequeña. 

Por poner un panorama, para estudiar una maestría en una universidad privada dentro del país, se necesita una inversión que puede ir desde los $200,000 hasta las $800,000 pesos. Solemos pensar que la solución es una universidad pública pero eso no es tan acertado. si bien una maestría en la UNAM está en promedio en $22,000 pesos, hay otras autónomas que pueden costar más de $100,000 pesos. En cambio las maestrías en línea suelen estar por debajo de los $100,000 pesos así que pueden terminar siendo una gran opción, aunque pierdes la parte de la experiencia cara a cara con maestros y compañeros que, siendo honestos, es otro de los grandes beneficios de las maestrías. 

En el caso de maestrías fuera del país y sin beca, es prácticamente imposible conseguir algo por debajo del millón de pesos, pero instituciones como el CONACYT, y múltiples organizaciones privadas como bancos y empresas, otorgan anualmente sumas millonarias para apoyar en becas, así que conseguirlas puede ser muy burocrático pero bastante viable siempre y cuando cumplas con los requisitos. 

Demos un paso atrás ¿vale la pena estudiar una maestría? Para evitar caer en conjeturas hablamos con cuatro personas, una con maestría en Administración Pública con especialidad en Desarrollo Internacional en Harvard, otra con un MBA de Hult International Business School en San Francisco, una más con maestría en Arquitectura y Sostenibilidad en la Universidad Anáhuac en CDMX y por último un egresado de la maestría en Marketing Digital y Comercio Electrónico de la Universidad de Rioja, en línea. Esto fue lo que nos contestaron. 


¿Por qué quisiste estudiar una maestría?

Harvard: Para poder ganar habilidades analíticas y cuantitativas que me permitieran desarrollarme de una manera adecuada en el ámbito profesional y que me dieran las herramientas para poder crecer profesionalmente. 

Hult: Porque en derecho, y sobre todo en el momento en el que yo trabajaba en un despacho, como que lo normal es que después de cierto tiempo la gente se vaya a estudiar una maestría, como yo me veía haciendo carrera en ese despacho creí que era lo normal, el siguiente paso natural porque todo el mundo lo hace. Y también por experiencia de vida, quería tener la experiencia de estudiar en el extranjero porque nunca lo había hecho. 

Anáhuac: Creo que como humanos en lo general y como arquitectos en lo particular estamos en un momento donde no podemos despegar nuestro quehacer diario de la sustentabilidad del entorno. Me parecía necesario entender las maneras en las cuales puedo encaminar mi profesión a una actividad sustentable. 

La Rioja: Para fortalecer conocimientos que puedan impactar positivamente en mi empresa.


¿Por qué elegiste la universidad y método que elegiste?

Harvard: Tenía el programa que más se alineaba a mis intereses. Era un programa muy especializado en temas económicos con especialización en desarrollo internacional pobreza, que son los temas que me interesan. Y pues es una universidad muy prestigiada pero lo que más influyó es que era el programa que más me interesaba. 

Hult: Quería algo que complementará mi carrera de derecho y entonces quería hacer una maestría en negocios, y generalmente las maestrías de negocios son de dos años y esta te ofrece executive program y la haces en un año. Por tema de costos era más fácil financiar un año que dos, entonces por eso decidí esa universidad.  

Anáhuac: Tenía que hacerla en México por que ya tenía trabajo y en esta universidad, además de que daban el enfoque que quería, podía continuar con mi trabajo de tiempo completo. 

La Rioja: Me tardé muchísimo en escoger una escuela porque quería que tuviera certificación de la SEP. Ese fue el diferencial que encontré en esta universidad. 

¿Qué beneficios competitivos crees que tienes a partir de tu maestría?

Harvard: Para mi, la maestría te da una capacidad analítica y herramientas para desarrollarte profesionalmente. También creo que te genera una madurez intelectual importante, además de una disciplina para terminar proyectos. 

Hult: Para aplicar a muchos puestos en empresas te piden que tengas un maestría y generalmente ponen que de preferencia sea en el extranjero, entonces creo que me facilita aplicar a esos trabajos sobre todo cuando son empresas internacionales te piden ese tipo de requisitos. Ya con ese simple hecho dentro de los requisitos pues descartas a muchos candidatos. 

Anáhuac: Siento que me permitió desarrollar mis capacidades analíticas y definitivamente tienes más oportunidades de conseguir buenos puestos si tienes maestría. 

La Rioja: La verdad no creo que una maestría dé una ventaja competitiva contra alguien que no la tiene. Más que eso yo la hice para fortalecer y pulir mis conocimientos. También para poder dar clases un día que es algo que me fascinaría.


¿Te ayudó a conseguir mejores trabajos?

Harvard: Hay algunos trabajos de alto nivel que como requisito te piden tener maestría o doctorado. 

Hult: Por ejemplo en el despacho en el que estaba por tener maestría te tenían que subir de sueldo, y sobre todo lo que mencionaba antes: en empresas internacionales cuando quieres aplicar en algunos puestos te piden maestría y de preferencia internacional. 

Anáhuac: La verdad es que al momento de aplicar por un puesto, si ven que tienes maestría es mucho más probable que te lo den. 

La Rioja: Pues me doy cuenta que mis clientes están más cómodos y sienten más confianza en mi trabajo porque conozco los términos a detalle.


¿Cómo pudiste financiar tu maestría?

Harvard: Conseguí una beca con el CONACYT y dos créditos: uno por parte de la fundación México en Harvard y otra del Banco de México. 

Hult: Vendí mi departamento que tenía en Polanco y con eso me la pagué, tanto la escuela como mi estancia en San Francisco un año. 

Anáhuac: Pagué el 60% y el 40% lo pedí prestado a mi familia para evitarme créditos bancarios. 

La Rioja: Me otorgaron un porcentaje de beca y el resto con mi propio dinero.


¿Crees que tomaste la decisión correcta? ¿Volverías a hacerlo? 

Harvard: Fue la decisión correcta sin duda. Sobretodo por la experiencia, los conocidos, amigos  y el network que generé. Volvería a hacerlo.

Hult: Sí, sin duda. Como experiencia de vida creo que fue de los mejores años que he tenido porque vuelves a ser estudiante y lo valoras más. Estar en el extranjero me permitió conocer gente de diferentes lugares que igual no hubiera podido conocer de otra manera y sí sin duda la volvería a hacer. Y desde el punto de vista profesional pues también, me permite aplicar a trabajos que otras personas no podrían y sobre todo haberla hecho en el extranjero me da un plus más. 

Anáhuac: Claro que fue la decisión correcta. Aprendí mucho y conocí a maestros y personas que me han permitido involucrarme más en el tema de sustentabilidad. 

La Rioja: Si, sin duda. 


¿Crees que haber hecho tu maestria cambió significativamente el sueldo que recibes? 

Hult: Pues depende el lugar, en el despacho en el que estaba y en algunas empresas ni siquiera puedes aplicar al puesto sino tienes maestría, y en el despacho por tenerla automáticamente te suben el sueldo. Entonces la verdad es que sí creo que cambia mucho y cuando me evalúan por tener maestría simplemente me asignan un sueldo superior. 

Anáhuac: No creo que sea un cambio significativo en sueldo pero si en puestos y percepción. 

La Rioja: Depende la carrera. Quizá en mi área no. 

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES