Porno responsable: ¿qué es? y ¿por qué consumirlo?

  • 77 Views
  • Comentarios desactivados en Porno responsable: ¿qué es? y ¿por qué consumirlo?

El tema de la industria del porno, lo que conlleva y todo lo que esconde detrás engloba  tantas aristas que es imposible empezar a abarcar desde un solo punto. No es un secreto que las producciones de cortos y largometrajes de pornografía, y las plataformas donde habitan estos contenidos, son empresas que cotizan en cifras millonarias. Además dan empleo a unas 12 mil personas en casi un millar de empresas y producen al año alrededor de 13 mil títulos catalogados para adultos, 30 veces más que la industria cinematográfica en Hollywood. Es tal su éxito que la industria de la pornografía se ha ganado el reconocimiento en Estados Unidos como la otra Hollywood o la América erótica.

No obstante en los últimos años, y con el auge de los movimientos feministas, se ha generado una conversación en torno a reflexionar sobre el daño que las producciones y sitios gratuitos como PornHub y YouPorn han generado y fomentado a través de reafirmar discursos falocentristas, misóginos y machistas que han explotado la figura femenina a su máximo, y como consecuencia, el cuerpo y placer de las mujeres se tornó en un fenómeno de cosificación, comercialización y consumo de oferta y demanda. Las mismas feministas argumentan que la pornografía reduce la imagen de la mujer a un objeto sexual, por lo tanto la pornografía es una expresión de violencia hacia las mujeres.

El reciente caso de Mia Khalifa es un ejemplo claro para exponer la explotación y violencia sexual que experimentan las mujeres que forman parte de la industria del porno y los estragos a futuro.

 Mia Khalifa tenía 21 años cuando comenzó a actuar en producciones para adultos, a tan solo dos meses de su debut, Mia se convirtió en la actriz más buscada de Pornhub, su popularidad y éxito ascendieron rápidamente; sin embargo decidió renunciar a ello tras la violencia, humillaciones y maltratos que vivió mientras trabajaba como actriz.

Después de renunciar a su carrera como actriz Mia tomó la bandera del activismo para con su ejemplo exponer a una industria que lucra con la mujer, la convierte en un objeto de consumo y lamentablemente no existe ninguna clase de beneficio monetario justo por su trabajo ya que muchos de los contratos realizados para las actrices tienen diferentes vacíos legales que las dejan vulnerables. 

Pese a ser una de las actrices más solicitadas de su tiempo, Mia ha explicado constantemente que solo ganó $12 mil dólares de todas las producciones en las que participó, traduciéndose en cerca de mil dólares por escena. Mia Khalifa también ha reclamado que nunca recibió las regalías que debería por parte de la productora Bangbros, una de las compañías que la emplearon. La misma que sigue explotando su imagen y recibiendo ingresos por presentar gratuitamente los vídeos de Mia en plataformas como Pornhub.

Un nuevo camino para la industria porno 

Tras la exposición de lo lucrativa y poco ética que es la industria del porno, surgió un movimiento como alternativa, en su mayoría está liderado por mujeres, lo cual brinda una perspectiva de género y rompe con los ideales machistas del porno habitual.

Los nombres varían, desde pornografía ética, porno de autor o porno feminista; sin embargo lo que lo identifica son los valores en donde los actores y actrices son tratados con respeto e igualdad de condiciones, su trabajo es remunerado de forma justa y su seguridad, consentimiento y bienestar son fundamentales a la hora de realizar la grabación.

El contenido de estos sitios están tan solo a un click de distancia, sin embargo a comparación de las plataformas de pornografia mainstream la mayoría de estos sitios son de paga ya que como parte de su discurso todas las persona involucradas reciben una remuneración justa por su trabajo.

Estas son algunas plataformas donde puedes ver porno sano, ético y responsable, sin remordimiento de limitar tu placer o afectar a terceros:

Lust Cinema

Fundada por Erika Lust, una de las directoras de porno más reconocidas a nivel mundial, Lust Cinema es una plataforma que fomenta la visión del placer femenino, actrices y actores con cuerpos fuera de los ideales convencionales de belleza y encuentros reales entre parejas heterosexuales, homosexuales e incluso masturbación. 

Su plataforma ofrece diferentes tipos de planes y membresías por 3, 6 o hasta 12 meses.

Lustery

Fundado por Paulita Pappel, otra pionera de la pornografía ética, Lustery es una plataforma que promueve el porno casero o amateur sin grandes productores, guiones o actores, la mayoría de los videos que se encuentran en el sitio son filmados por parejas reales quienes deciden compartir su contenido libremente a través de la plataforma. Cualquiera puede mandar su video y formar parte de la comunidad de lustery.

Four Chambers

Fundado por la actriz porno Vex Ashley, Four Chambers es una productora que lleva la realización pornográfica al campo artístico. 

Las producciones de esta plataforma mezclan el porno con una estética delicada, tienen una dirección de arte cuidada minuciosamente, se centra en los detalles y busca que los protagonistas de sus clips no rayen en el estereotipo clásico de la industria del porno, sino que sean cuerpos del común, con los que le gente se sienta identificada y por ende sienta más afinidad con este material.

Bellesa

Bellesa es uno de los pocos sitios porno gratuitos con un enfoque ético. En esta plataforma los miembros de la comunidad no solo encontrarán producciones de videos porno, sino también alberga historias eróticas íntimas, artículos sobre salud sexual, juguetes sexuales y más.

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES