¿Por qué el peso de Adele generó tanta controversia?

  • 222 Views
  • Comentarios desactivados en ¿Por qué el peso de Adele generó tanta controversia?

Hace unos días una seguidora de Romina Media mandó un DM para hacernos saber su desacuerdo con un posteo en el que festejábamos a Adele por su cumpleaños y al mismo tiempo comentábamos su radical pérdida de peso. Su reflexión decía que ese comentario nos hacía caer en un lugar común, porque Adele tenía muchas cosas más interesantes que celebrarle y saben qué: tiene razón. 

Esto me llevó a reflexionar sobre lo siguiente: wow que el peso de una persona genere tanta conversación, tantas opiniones, y declaraciones tan radicales como llegar a decir que alguien “te decepcionó” por querer ser delgada.  

Empecé a ver The Last Dance, el documental de Michael Jordan (lo encuentran en Netflix) y lo traigo a la conversación porque él es de las figuras más admiradas, respetadas y populares de la historia del deporte: en los 90 todos querían ser él. En uno de estos capítulos él habla sobre cómo a la gente le encanta engrandecerte para después acribillarte si no cumples con sus exigencias. Lo fácil que era para la gente opinar que Michael Jordan “ya le estaba echando hueva a los partidos” porque una noche antes se había ido con su papá a un casino para convivir con su familia. Se me quedó muy grabado cuando hace un recuento de todos los años que llevaba entrenando, los sacrificios que tuvo que hacer, el desgaste físico, el compromiso, el tiempo que se tomaba para después de un partido cumplir con sus fans. Qué voraces somos los fans. 

Por consiguiente, ¿qué pasa con los fans de Adele que se sienten traicionados por ella porque ahora es delgada? Pienso que cuando eres una figura pública, tienes un grupo de gente que se identifica contigo, tu presencia de alguna forma los valida y les da pertenencia. Pero se les olvida que esa figura pública es humana y que no está para cumplir las expectativas de su público.

Algo que nunca va a cambiar y quisiera que un experto me lo explicara es porqué nos encantan los downfalls de nuestros ídolos. Pasó con Britney, Amy Winehouse, Miley Cyrus, Carmen Campuzano (nuestra Amy mexicana, pero sin talento) -¿ven qué culerada acabo de escribir?- Amamos y odiamos al mismo tiempo y aún así queremos que nos sigan entreteniendo. Dudo que la fama sea algo que les llene a estas personas porque vaya que viene con un precio muy cabrón. 

En estos tiempos en donde se intenta ser inclusivo por convicción o por miedo, sí creo que lo ideal no es ser flaca, para nada, pero sí saludable y sí aceptar el cuerpo que te tocó. La obesidad no es saludable y vénganse encima si quieren, pero la obesidad tiene un alta comorbilidad con depresión y ansiedad y eso no habla de bienestar. 

Yo amaré las canciones de Adele siempre y me da igual si sube o baja de peso, qué chingón que se vea sana, que busca estar mejor, porque sí, no es un esqueleto, está con la forma del cuerpo que le tocó y se ve feliz. Además vaya que le tomó años llegar a ese punto. Then again, todo toma su tiempo. 

Me despido con un pequeño recordatorio de porqué Adele es grandiosa: 

-Ha vendido 120 millones de copias 
-Tiene 15 Grammys 
-18 premios Billboard 
-Ganó un Oscar y un Golden Globe 
-Tiene el récord al álbum más vendido en iTunes por cuatro años consecutivos. 

Pero lo más importante es que -creo- siempre ha vivido conforme a sus expectativas y no a las de alguien más. 

[De] Construyendo el género

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES