Leyendo ahora
¿No tienes chamba? Esta Coach te explica los errores más comunes al aplicar para un trabajo

¿No tienes chamba? Esta Coach te explica los errores más comunes al aplicar para un trabajo

La OCC Mundial (la bolsa de trabajo más grande de México) informó que del total de candidatos registrados en su portal de búsqueda de empleo (que suman 15 millones de usuarios totales) 45% son mujeres. Platiqué con Monica Couttolenc, quien además de conocerla desde mi adolescencia, es experta en Coaching, para que nos explique cómo puede una persona prepararse para buscar trabajo. Hace 8 años desarrolló Personity, un programa especializado de seis pasos para candidatos que necesitan ayuda para posicionarse en la industria y el mercado laboral.


“Soy headhunter desde hace muchos años y me acuerdo perfecto un día que estaba en el teléfono, la oficina era un espacio abierto y mi jefe en aquel entonces estaba al lado de mi, y me acuerdo perfectamente un día estar platicando con uno de los candidatos que ya era como la décima vez que se comunicaba a la empresa pidiendo que alguien le consiguiera trabajo, y ahí donde la gente se confunde porque un headhunter no trabaja para el candidato trabaja para la empresa.  Le dije “yo no te voy conseguir trabajo a ti porque no es por arte de magia pero vamos a ver y analizar cuál es la estrategia que estás utilizando y no te está ayudando”. Empecé a sentarme con esta persona y ver por qué su curriculum no vendía lo que él quería vender.

Yo creo que estuve una hora en el teléfono con esa persona explicándole que la desesperación no vende y que la estrategia que estaba utilizando al no saber controlar sus emociones no era la mejor, colgué y me acuerdo que mi jefe me dijo “contigo deberíamos de empezar a ver la estrategia de cobro por hora, el servicio que acabas de dar la compañía no lo da, no existe, pero lo que le acabas de decirle a esta persona seguramente le cambió completamente su perspectiva y va a conseguir trabajo”. Me dio mucho gusto, de hecho hice la propuesta en la empresa con la duda de si me iban a dejar hacerlo, me dijeron que no, entonces fue cuando decidí que era un área de oportunidad y hacerlo.”

Háblanos sobre la importancia de los currículums, ¿cuáles son las cosas que no deben ir en un currículum?

Hay muchas cosas que veo que son muy comunes y no deberían de ir, por ejemplo el exceso de información innecesaria, a veces ponen el RFC, CURP, dirección, si están casados, cuántos hijos tienen, etc. Es algo completamente innecesario. 

Yo no recomiendo que pongan foto por un tema de discriminación. Todos hemos crecido con sesgos, y cuando ves físicamente a la persona se puede llegar a bloquear simplemente por la apariencia física, y seamos realistas no todas las personas son fotogénicas, hay candidatos que ponen fotos que ni siquiera reflejan su personalidad. Entonces para evitar sesgos y discriminación poner una foto en tu curriculum queda descartado. 

Otro punto que no sugiero, a menos que tengan experiencia laboral y sea su primer trabajo, es el tema de hobbies, suelen poner mucho los hobbies como “me gusta leer”, “me gusta jugar futbol, ir al cine”, es información innecesaria y más en estos días que existen las redes sociales. Si quiero saber cuáles son tus hobbies me puedo meter a tus redes sociales y ver cuáles son tus intereses. El currículum es tu hoja de vida, pero profesional, no personal.

¿Qué tanto se fija una empresa en las redes sociales de la persona que va a contratar? 

Yo creo que hay que partir de la pregunta de ¿por qué la gente se metería a tus redes sociales? Hoy en día buscar trabajo, hacer una campaña de marketing, publicidad o lo que sea es parte de tu marca personal. No es necesario llegar a ser un influencer con tantos followers para poder tener una marca personal y que venda lo que eres, lo que hacer y a qué te dedicas, yo quiero vender que soy fiestero, pues vendo que soy fiestero y está bien porque es parte de una característica que en la parte comercial te puede ayudar. Pero, ¿qué es lo que estás vendiendo? “soy fiestero y tengo habilidades sociales” o “soy fiestero y soy un borracho que siempre hace el oso”, hay que entender que hay límites. 

El error más grande no es en los perfiles que ya están en corporativo, por ejemplo, gerentes y directivos; yo creo que de alguna u otra forma vamos madurando, creciendo y entendiendo que eso no es lo correcto. Pero, los más chicos que están buscando sus primeros trabajos, que a lo mejor tienen uno o dos años que salieron de la carrera, no han construido una marca personal y eso es lo único que se ve; entonces cuando un reclutador está buscando un candidato y no tienes mucho de donde sacar información porque la persona no tiene mucho experiencia o nada de experiencia ¿qué haces? Te metes a redes sociales, y si tus redes no están vendiendo a una persona que te genere confianza, que da la sensación que te puedes apoyar en él o ella, que puede lidiar con un cliente, sino vendes esa experiencia pues puede que no te elijan porque piensan que los puedes dejar mal parados. Entonces, ¡claro que los reclutadores nos fijamos en las redes sociales! Sobre todo cuando tu carrera está empezando. 

También hay muchas personas herméticas que no tienen redes sociales porque no les gustan, bueno esa gente tiene un reto más interesante de venderse a través de otros medios. Pero si aprovechamos las ventajas que nos dan las redes sociales el reclutamiento es mucho más fácil, si lo hacemos bien. 

¿Cómo podemos los emprendedores -que tenemos un acceso limitado a presupuesto y no podemos costear un headhunter– encontrar a los candidatos ideales para nuestros equipos?

No es fácil, la verdad, ni siquiera es fácil para los que nos dedicamos al reclutamiento porque al final cuando estamos trabajando con un factor humano el final es impredecible porque la persona pudo no haber tenido un buen día y reflejar o haber tenido uno muy bueno y al siguiente que todo salga mal. Algo muy importante es que al momento de generar una marca empiezas a atraer a diferentes personas que están interesadas en tu perfil y parte del reclutamiento que puede hacer un emprendedor es que al momento de estar reflejando una marca, también estar invitando a gente que les empiece a llegar la información antes de que necesiten la vacante. Por ejemplo, hoy necesitas un editor, si tu sabes que constantemente necesitas creativos, al estar invitando en LinkedIn a esta gente que ya son tus followers y entienden el concepto de tu marca entonces empiezas enviarles información y generar una base de datos. 

Eso es lo que me parece muy interesante de lo que hace un LinkedIn, la aplicación hace que empieces a interactuar con toda esta gente que de manera profesional te empieza a seguir. Al estar empezando a agregar a gente empiezas a monitorear y la forma en la que se venden ellos, y su trabajo. Al ver su personalidad procuras estar en contacto con esa persona en el momento que se abra alguna vacante. LinkedIn, a comparación de Facebook o Instagram, te permite atraer ese tipo de talento de una manera fácil. 

¿Cómo te diste cuenta que estabas usando LinkedIn a tu favor y cómo empezaste a lograr el alcance que tienes en una red social que mucha gente no entiende?

Lo empecé a utilizar en mi primer trabajo de headhunter, lo había abierto desde que estaba en la carrera pero no le di mucho uso. Como headhunter lo empecé a utilizar porque la base de datos que tenían en la empresa era de gente que tenía muchos años de experiencia pero los que tenían menos todavía no los habían subido a la base de datos, era muy vieja su plataforma. Entonces me metí a LinkedIn y empecé a generar muchas redes, y lo único que hacía, literal, era empezar a agregar gente. No sabia quienes era, ni para que los iba a necesitar pero empecé a mandar solicitudes, una gran ventaja es que obviamente cuando dices que eres headhunter casi todos te aceptan, me empecé hacer conocida, todo el mundo me mandaba currículums, hubo un punto donde LinkedIn tenía más contactos que todos los de la empresa, entonces utilizaron mi cuenta para seguir buscando gente entonces empezó a crecer más. 

Cuando de verdad vi el fruto que me podía dar esa herramienta fue cuando decidí independizarme porque de la nada la gente me empezó a buscar diciéndome “tú me puedes ayudar en esto”, “te necesito para este proyecto” y me di cuenta el proceso de tener que sacar la sección amarilla, pasar a recepción, luego con el asistente y después esperar a tener la oportunidad de hablar con el gerente o director que querías buscar era una pesadilla, me di cuenta que ese paso me lo salté. 

Empecé a compartir contenido y atraer la atención de la gente arrojando preguntas al aire, que incluso muchas veces causaron polémica y se hicieron virales. Hubo una vez que publiqué “no puedo entender cómo se quejan de que no hay trabajo y yo llevo un mes ofreciendo trabajo y todo el mundo me dice no gracias”. Recibí más de 500 mentadas de madre pero empecé a recibir y recibir por ese tipo de temas polémicos porque fue una queja planteada de una forma genuina. Muchos que pensaban igual que yo y estaban pasando por la misma circunstancia voltearon a verme para preguntar cómo les podía ayudar solucionar esa situación. Se convirtió en una comunidad de ganar ganar al tratar de buscar una solución a un tema que se puede hacer viral fácil porque todos lo hemos vivido. Son cosas muy sencillas que puedes comunicar y la gente empieza a generar confianza y te busca.

Cuéntame de la metodología de Personity

El método de los 6 pasos consiste en un diagrama de las funciones básicas en un proceso que cada quien se va personalizando, porque obviamente hay algunos que el primer paso con una plática de una hora tenemos más que suficiente y habrá otros que en el paso uno tendrán que hacer una prueba digital de personalidad y hacer una interpretación. 

Depende realmente de la persona, hay algunas que solo necesitan afinar detalles y otras que los tenemos que armar por completo para ver cómo se van a presentar ante un reclutador, ya sea en un proceso de entrevista o en el día a día. 

Entonces es un cascarón de 6 pasos y cada quien lo va adaptando de acuerdo a lo que necesite.

  1. Orientación de carrera, saber en dónde estás, qué es lo que quieres, muchos quieren cambiar de industria. Muchos que están en la industria pública, es muy común, que se quieren cambiar a la industria privada y eso es siempre un tema de conflicto para todos, tanto para el reclutador como para los candidatos porque funcionamos todos diferente. Entonces el primer paso es hacer un diagnóstico para saber cómo estás, si puede ser solo a través de una plática o necesitas hacer una prueba de personalidad y ver qué te motiva y que te mueve.
  2. Saber cómo te vendes, saber si realmente tienes un pitch de ventas personal, si te digo tienes 30 segundos para decirme quién eres ¿qué vas a decir? La mayoría de las personas no tienen ni idea qué decir, responden cosas como ”soy una persona dedicada, responsable de mi trabajo, me gusta proponer” pero eso no me dice nada, no me dice en qué trabajas, para qué eres bueno, cuáles son tus áreas de oportunidad, etc.
  3. Cómo estás plasmado en papel. Hay gente que te pide una cover letter o CV, siempre nos piden algo en papel y físico. En este paso revisamos el contenido, cómo lo estás vendiendo y qué contenido realmente es importante, no para ti, sino para la persona que te necesita conocer.
  4. Redes, cómo te estás vendiendo online, que yo principalmente me enfoco en LinkedIn. Es el más complejo porque son muchas horas de dedicación que la gente se puede llegar a desesperar pero es de los más importante. Es aprender a perder el miedo al qué dirán en redes, al miedo de “no lo conozco cómo voy a contactar al CEO, van a decir que estoy loca”. Es un poquito entender qué puedo hacer para darme a conocer, perder el miedo a ser influencer,  ser líder de opinión.
  5. Estrategia comercial donde ya teniendo la red en la que vendo mis productos y servicios ahora toca saber cómo exponerlos para tocar puerta en todas las empresas para que me inviten a una entrevista. Es un poco una estrategia agresiva para ya que prepare mi contenido y cómo le hago para venderlo.
  6. Varía de persona a persona. Hay quienes me piden ayuda porque ya les hicieron una o dos propuestas laborales y no saben cuál aceptar, entonces hacemos un comparativo, o instruir si es que se puede negociar y vale la pena. Hay un  tema a veces de inseguridad, que es normal para todos, y el proceso seis ayuda un poquito a tener estos puntos más claros.  Es saber qué pasó extra vas a dar que te va a distinguir de los demás.

Esos son los seis pasos, y es un proceso en el que sí los pasos pueden estar muy bien marcados pero la parte que yo ofrezco adicional es decirte lo que no quieres escuchar, que sabes que lo tienes pero alguien te lo necesita decir. Por ejemplo, si estás exagerando tu nivel de nerviosismo,  te voy ayudar con algunos ejercicios para bajar ese nivel de estrés y no te preocupes tanto. Hay que pensar fuera de la caja, te voy ayudar con ideas para que puedas ser productivo y no te bloquees. 

¿Quién es candidato para que tú lo coaches a través de Personity? 

Cualquier persona abierta a retroalimentación, a romper con sus paradigmas y sus problemas, y necesite buscar trabajo, cambiarse o posicionarse en el mercado para que la gente los conozca por sí un día necesita hacer el cambio; pero sí o sí tiene que ser una persona que tenga la apertura de escuchar nuevas opciones. 

Alguien que ya se quiere cambiar de trabajo, ¿con cuanto tiempo de anticipación necesita empezar a tomar un coaching contigo para aplicar a otro trabajo?

Siempre hago la analogía del gimnasio, es como si cuando dices “quiero cambiar mi físico, quiero bajar grasa, aumentar músculo y condición” si yo quiero tener un resultado para cierta cantidad de tiempo me va implicar trabajo y constancia, no te sirve de nada solo pagar la membresía del gimnasio; y eso le digo a todos, no te sirve de nada solo llegar y decir “quiero cambiar” y al otro día tener ya todo solucionado. Es un proceso que implica dedicación y trabajo constante todas las semanas. Entonces es saber en dónde estás parado, cuánto tiempo te va a costar estar posicionado en el mercado de la forma adecuada dependiendo tu industria, función, dependiendo el orden jerárquico en la compañía que estás: toma tiempo. 

Para que realmente una plataforma como LinkedIn te ayude a posicionarte en el mercado, yo creo que por lo menos lo tienes que estar utilizando bien 6 meses, si quieres tener un trabajo nuevo hoy, entonces sí necesitas un coaching tienes que hacerlo con anticipación. Ahora, hay gente que recurre porque ya al día de hoy no tiene trabajo, pero tienen que estar conscientes que no le vamos a conseguir trabajo mañana. 

¿Crees que a las mujeres nos cuesta más trabajo vender nuestro trabajo porque tendemos a demeritar nuestra trayectoria y logros?

Si claro, las mujeres tendemos a no negociar, nos cuesta muchísimo trabajo, nos dicen “tu sueldo es de diez mil pesos” y dices okay, y el hombre dice “no, si no me das quince no me muevo”. Es un tema de negociación, que muchas veces les da pena decir que tuvieron que renunciar dos años a su trabajo para dedicarse a sus hijos, y lo sienten como si hubieran hecho algo malo. Sí, nos cuesta trabajo, y este tema de decir “soy una mujer chingona y fregona” y el hecho de que renunciaras por cuidar a tus hijos también lo podemos vender. 

Y ya para cerrar, obviamente la gente aprende mucho de ti, pero ¿qué has aprendido tú de la gente con la que trabajas?

Paciencia, y no por tenerles paciencia a ellos, sino al mundo. He aprendido que la gente tiene mucha mayor resiliencia y paciencia de lo que yo me hubiera imaginado o llegué a tener cuando estaba buscando de trabajo. A mi me impresiona mucho la capacidad de la gente de ser receptiva, de escuchar comentarios, de absorber información y la forma en la que lo valoran. Para mi es mucho más enriquecedor ver el logro de alguien más porque me doy cuenta de todo lo que me falta a mi por seguir creciendo. 

Me ha ayudado muchísimo a entender que cada quien tiene un proceso distinto y que todo eso está bien, no hay proceso malo, no hay perfil malo, no existe ninguna persona tonta, más bien no hemos sabido en dónde estar parados y yo me incluyo porque en mis 8 años de negocio me ha costado entender que puedo cambiar y aceptar una idea que antes no me funcionaba y ahora funciona y al revés. Eso me lo han enseñado ellos cuando me dan retroalimentación. 

Sigue a Mónica Couttolenc en redes sociales IG @personity_com o en su página web www.personity.com 

© Copyright 2020 Romina Media. Aviso de privacidad