Mujeres chingonas: quítate el miedo de leer a estas autoras

Los últimos días han sido muy intensos para cualquier mujer en este país. La violencia, la marcha, el paro y todo lo que esto conlleva ha generado mucho movimiento no sólo fuera, sino también dentro de nosotras. Nunca antes el tema del feminismo había sido tan platicado entre nosotras, y algunas sentimos que necesitamos una brújula para saber de qué va. Sin embargo también nos da miedo entrarle a ciertos temas o libros por que pensamos que no vamos a entender nada, así que quiero recomendarte tres libros clásicos de mujeres muy chingonas que, si bien ninguno es un ensayo sobre feminismo, si nos ayudan mucho a entender el papel de la mujer desde hace años.

La mujer rota – Simone de Beauvoir

Contrario a lo que pueden creer, este no es un ensayo feminista, sino tres historias reunidas en un mismo tomo. Sí, el libro más famoso de Simone es El Segundo Sexo pero queríamos empezar con algo más digerible. Cada una de las historias es distinta pero con un hilo conductor: mujeres que se pierden a ellas mismas a través de una relación amorosa, dejando de lado sus sueños, ideales e integridad. Te pica, te deprime, pero no te permite dejar de leer.

Ecos de mi pluma: antología en prosa y verso – Sor Juana Inés de la Cruz

A toooodas nos tocó aprendernos versos de Sor Juana en la escuela y solo podíamos decir “¿WHAAAT? No entiendo nada”. Y si, leer a Sor Juana es complicado sobre todo por que no es un español como el que hablamos hoy. Lo chido de este libro es que te va llevando de la mano, contándote su historia, explicándote algunos de sus versos y haciéndote entender porqué fue una rebelde y una feminista.

Una habitación propia – Virginia Woolf

Prometí que no iba a recomendar un ensayo y lo estoy haciendo. ¡Ups! Pero es que con Virginia Woolf los géneros se mezclan y si bien este libro termina siendo un ensayo, parte de personajes ficticios que ella utiliza para transmitir sus mensajes, como Judith Shakespeare, una hermana que le inventa al autor de Hamlet para evidenciar que, si él hubiera sido mujer, nunca hubiera adquirido la fama y prestigio que hasta hoy tiene. Como dato curioso, hay teorías conspirativas que dicen que Shakespeare en realidad era una mujer.

Asi que ya saben, es el pretexto perfecto para quitarse el miedo y entrarle a estas autoras. Les juro que las van a amar.

Romina Sacre
Romina Sacre

Romina Sacre cree que la vida es para disfrutarla y compartirla pero sobretodo para reírse.

Escribe lo que buscas y presiona Enter