Leyendo ahora
Los mexicanos que necesitamos: María Salguero y el mapa que habla por miles de mujeres

Los mexicanos que necesitamos: María Salguero y el mapa que habla por miles de mujeres

María Salguero es geofísica, activista, investigadora y especialista en feminicidios y criminalística, si existen personas a las que les gusta las emociones fuertes son a ella. Los terremotos son uno de los fenómenos que más le interesa estudiar y en los que se especializó terminando la carrera, aunque la vida la ha llevado por otros caminos. María se ha ganado el reconocimiento de muchos medios de comunicación, instituciones gubernamentales y académicas, pues su labor ha ayudado a visibilizar el problema de feminicidios que está atravesando nuestro país en estos últimos años. 

En 2016, gracias a su interés por que amigas periodistas tuvieran acceso a datos duros María comenzó a recopilar la mayor cantidad de datos posibles sobre la muerte y desapariciones de las mujeres en México que iban saliendo en La Nota Roja, esto la llevarían a crear un mapa de los feminicidios y desapariciones de las mujeres en México. Uno de los mapas lo desempeñó en colaboración con Google Maps y hasta ahora es el más conocido a nivel mundial. Platicamos con ella sobre su labor y cómo es que logra no desmotivarse ante un panorama tan desfavorable y agresivo con el que se encuentra todos los días.

Desde chiquita te ha llamado la atención la nota roja y todo lo que acontece ¿por qué?
Yo leía la nota roja cuando tenía 8 años, de puro morbo leía Alarma. Crecí en el centro, en una zona donde hay prostitución, comercio ambulante, robos, es una zona violenta. Mi mamá y yo vendíamos en la calle y los demás ambulantes compraban Alarma entonces yo lo leía. Ya en 2010 que se viene la guerra contra el narco de Felipe Calderón comencé a leer el blog del narco, a seguir varias cuentas en twitter porque difundían la violencia, muchas personas me decían que retwitteaba mucha violencia y yo les respondía que en eso es en lo que se había convertido el país. Un hecho que me impactó mucho fue el asesinato de 30 sicarios de los Zetas por los marinos; fue en Zacatecas, por el pueblo de mi mamá y lo que más me sorprendió fue que en un pueblo bicicletero, tan tranquilo por el que yo transitaba y me gustaba mucho ir se volvió violento muy rápido.

Yo rompí el patrón porque la mayoría de la gente que vive en el centro son vendedores, y no es malo, simplemente hay que romper el patrón porque es muy duro trabajar en la calle.

María Salguero

¿Qué es lo que te llevó a crear el mapa?
Primero realicé un mapa de desaparecidos,  trabajando en el tema nos llegaban siempre casos de niñas desaparecidas que después se volvían feminicidios, la desaparición es un preámbulo a un feminicidio por eso quise comenzar a hacerlo. No había datos abiertos de feminicidios, era un tema que nadie volteaba a ver más que los del Estado de México pero porque está lleno de activistas y defensores, era algo que se quedaba ahí. Quería mostrar la barbarie que se está viviendo, empiezas a verla y no te puedes quedar cruzado de brazos.

¿Cuánto tiempo te tomó?
Llevo desde 2016 y hasta la fecha lo sigo haciendo.

¿Cómo ha sido para ti a nivel personal este proyecto?
Pues mira yo pensaba hacerlo para mis amigas periodistas para que les sirviera a ellas cuando quisieran escribir sobre feminicidios porque no hay bases de datos, así ellas tendrían un proyecto de datos abiertos. Lo que nos hacía falta saber era ¿cómo morían esas mujeres? ¿quién las asesinaba? estábamos muy clavadas con esto de la violencia familiar, de pareja, la ex pareja, de los hijos, en el ámbito familiar, etc. Cuando empiezo a hacer el mapa me doy cuenta de que hay muchas mujeres que son asesinadas en espacios públicos ¿quién las asesinó? Es cuando nos damos cuenta que estamos ignorando la violencia comunitaria y que hay niñas que son asesinadas por el crimen organizado. Hay muchas niñas desaparecidas ¿cuántas? no sé, pero empiezas a darte cuenta que no es sólo la violencia familiar sino que hay muchos otros factores.

¿Por qué le molesta a la gente cuando dices que “el crimen organizado asesina mujeres”?
Yo me pregunto lo mismo. Siempre salían personas diciendo que estaba criminalizando a las víctimas. Si yo veo en una nota de prensa que la mujer era adicta yo no lo veo como una forma de revictimizar ni criminalizar, más bien lo concibo como un problema de salud pública que no se está atendiendo, si dicen que la mujer se dedicaba al trabajo sexual entonces deberías preguntarte ¿qué tuvo que vivir la mujer para que terminara trabajando así? tal vez una cuestión de desigualdad o que fuera víctima de trata.
El problema es que muchas mujeres terminan ahí porque tienen hijos y tienen que sacar adelante a una familia. Yo no lo veo como una forma de revictimizar, más bien lo veo como diferentes cuestionantes sobre las vulnerabilidades de las víctimas. 

¿De qué manera sientes que hacer ese mapa cambió tu vida?
Cuando todo el mundo me comenzó a tomar como referencia. Yo no tenía la intención ni pensé que se fuera a hacer mediático, muchos periodistas ya sabían que estaba haciendo el mapa; Javier Solorzano, Marcela Turati, Lilia Saúl del Universal. De repente un día un niño del Independiente de Hidalgo hizo una nota con el encabezado “Suben a google maps los feminicidios en México” yo pensé que no iba a pasar nada puesto que era el Independiente de Hidalgo, de repente lo tomó MX, luego Sin Embargo y de repente recibí una llamada de Televisa porque me querían entrevistar. Me daba terror porque yo no lo hice con un fin de hacerme famosa, a mi lo que me gusta es la investigación.

¿La gente de tu colonia sabe a qué te dedicas?
Sí, luego a veces se burlan de mi porque salí en Forbes y les da risa que sigo yendo a la calle a comprar tacos. Hay unas niñas que venden tacos y jugo de naranja con sus papás y cuando fui a Ecuador les traje unos llaveros, siempre me preguntan a dónde voy a ir y les cuento, lo hago para motivarlas a estudiar. También a otros vecinos que dejaron la secundaria siempre les presto mi internet y les digo que lo ocupen para estudiar, aunque sea que hagan la secundaria abierta. Yo rompí el patrón porque la mayoría de la gente que vive en el centro son vendedores, y no es malo, simplemente hay que romper el patrón porque es muy duro trabajar en la calle.

En tu experiencia y con todo lo que has vivido si hubiera una virtud que cada mexicano pudiera practicar para cambiar esta situación, ¿cuál sería?
Pues hay acciones pequeñas y concretas que tal vez no se ven pero pues aunque sea en tu calle comienza haciendo algo. A veces existe mucha indiferencia cuando hay algún acto violento en la calle, yo lo que digo es no te metas, si no quieres involucrarte y arriesgarte, está bien, no te metas pero mínimo llama una patrulla, no hay que ser indiferentes ante la violencia. Puedes hacer actos pequeños, enseñando, compartiendo el conocimiento que tú posees en zonas con desigualdad y rezago social, hay muchas acciones que pueden ir aportando para lograr el cambio.

¿Crees que hay esperanza?
¡Hijole! lo veo muy complicado, tendría que haber un plan a varios años porque se trata más de combatir las causas como lo son la pobreza, la desigualdad, el rezago social, enseñar que hay otro futuro y que existe esa posibilidad.

¿Has pensado alguna vez en cuál es tu propósito de vida?
Fíjate que nunca pensaba en eso, pero creo que ha sido visibilizar el tema de los feminicidios. Cuando salí de la escuela estaba haciendo mi tesis, mi asesor se enfermó, me robaron la computadora donde estaba haciendo mi tesis, entonces como que me dio un bajón. Fue en ese proceso cuando comencé a  hacer el mapa de desaparecidos que después me llevó a hacer el mapa de feminicidios. Hoy gran parte de mi tiempo y mi vida está dedicado a ese mapa, es mi forma de contribuir , informando.

© Copyright 2020 Romina Media. Aviso de privacidad