La Fe explicada por un creyente, un sacerdote y una chamana.

  • 241 Views
  • Comentarios desactivados en La Fe explicada por un creyente, un sacerdote y una chamana.

En una de las múltiples charlas que tenemos en el equipo de Romina Media (sí, ni en cuarentena nos para la boca) empezamos a cuestionarnos sobre la fe. ¿Qué es? ¿Se aprende, se conoce, o se trae? ¿Cómo mejora tu vida? Y entonces nos dimos a la tarea de buscar a tres personas cuya vida se encuentre ligada por la fe pero desde distintas trincheras. Platicamos con Carlos Martínez, un ateo que a los 50 años tuvo una experiencia espiritual que lo sacudió desde la raíz,  y después de estudiar distintas religiones ahora ha formado su propia espiritualidad. También charlamos con Nancy López, una curandera oaxaqueña que lleva 15 años practicando de lleno este quehacer. Para ella el camino fue paulatino, pero nació con su abuela, que era partera. Entendió su linaje y su lugar en este mundo a través de su conexión con las hierbas, plantas y flores. A través de un camino de introspección, retomó y perfeccionó esta tradición familiar. Finalmente contactamos al Dr. Heinrich Pfeiffer; sacerdote, arquitecto y profesor de Teología de la Universidad Pontificia de Roma. Después de platicar con ellos, concluimos que si bien la esencia es universal, hay muchas maneras de entender, interpretar y vivir la fe. Les compartimos lo que nos dijeron.

Para ti ¿qué significa fe?

Carlos Martínez: Pues es una especie de certeza a los desconocido, lo podría traducir más en el sentido de tener confianza, tener certeza de que las cosas van a ser mejor por lo que me dicta mi fe. Mi fe es que todas las cosas que suceden tienen sentido y que existe una clase de plan para que todo lo que me pasa sean situaciones en pro para mi crecimiento, para poder acercarme más a lo que yo concibo como mi Dios. 

Nancy López: La fe es creer que las cosas serán mejor, es algo que desde niño te enseñan a sentir y a vivir.

Dr. Heinrich Pfeiffer: ¡Ah! es una cosa muy sencilla de explicar: para mí fe es comprender que tu vida tiene un propósito más alto que el que tu imaginas, que hay una fuerza suprema que yo llamo Dios y su voluntad siempre va arriba de la tuya aunque no lo comprendas en un principio. Cuando permites que la voluntad divina entre a tu vida, comprendes tu propósito de vida.

¿Cual es la diferencia entre fe y espiritualidad?

Carlos:  Para mi son dos cosas completamente diferentes: en la espiritualidad hablas de las funciones del espíritu y las funciones del espíritu son muy amplias, no todas están relacionadas con la fe.

Nancy: Prácticamente es lo mismo, naces con la fe pero lo espiritual llega con los años.

Heinrich: Yo puedo tener fe en dios, creer que existe, pero si no practico mi acercamiento a su divinidad, no podré tener espiritualidad. La espiritualidad es la disciplina en la práctica.

¿Puede confundirse la fe con idolatría?

Carlos: Si y es común. La idolatría te puede llevar a una proyección o visión neurótica de Dios en donde lo asimilas como una figura de autoridad con la que tienes un resentimiento. Proyectas eso y entonces le pides cosas y te resientes con él porque no te las da. Esa relación neurótica desde la idolatría hace que tu relación con Dios se convierta en una proyección de tus alteraciones o temas emocionales sin resolver.

Nancy: La fe sí se puede confundir con idolatría ,es una línea muy delgada.

Heinrich: Pienso que quizá la idolatría es la falsa espiritualidad, aunque a veces es necesario defender tu fe con firmeza, pero jamás hacer daño en el nombre de Dios.

Si no sigues una religión, ¿puedes tener fe?

Carlos: Pues mira, yo no tengo religión, ¡y tengo mucha fe! Fui ateo hasta los 50 años y Dios me dio la gracia de tener una experiencia mística, no es que yo tenga fe en Dios más bien yo sé que existe gracias a esa experiencia. A partir de ahí empecé a buscar caminos para acercarme más a él. He explorado varias religiones pero no me he casado con ninguna, más bien tomé de cada una lo que me pareció más adecuado y es como me comporto desde el punto de vista de mi relación con Dios. Cualquier religión al final de cuentas te proporciona las herramientas espirituales para acercarte a Dios y puedes acercarte a él de la forma en la que más te acomode. 

Nancy: Si no sigues una religión se puede tener fe. Se puede tener fe aunque incluso aunque no creas en Dios.

Heinrich: Puedes tener fe en ti mismo, pero difícilmente te llevará a un trabajo elevado.

¿Se puede tener fe si no se cree en Dios?

Carlos: Pues depende en que pongas tu fe. Mi historia no es muy diferente a la de otras personas, yo entre a un grupo de autoayuda y la fe en el grupo y las personas que estaban ahí me salvó la vida y yo no creía en Dios. La fe que les tuve a ellos, a lo que decían, a lo que expresaba su literatura generó en mí una fe ciega que hizo que me recuperara. 

Nancy: Puedes creer en los poderes de la naturaleza de la luna, en lo que sientas que es un poder superior. Dios es todo ser superior. Nuestros antepasados creían el la luna o el sol, ellos eran sus dioses y es muy válido. 

Heinrich: Mi vida, mis estudios fueron guiados por la voluntad de Dios, mi potencial y mi mente se requerían en cierto proyecto al que Dios me guió. Mi vida profesional la he dedicado al estudio del Manto Sagrado el Manopello, si mi fe no hubiera estado en Dios, nada de esto hubiera sucedido.

¿Qué es Dios?

Carlos: ¡Ah chinga! Pues no se, mucha gente lo percibe como una entidad que está separada de ellos, pero yo no creo que Dios este aparte de mí, más bien yo estoy dentro de Dios. No puedo señalar a mi Dios en un objeto, tal vez en ese sentido mi concepción sería panteísta, como yo era ateo tuve la oportunidad de concebir a mi Dios y lo fui construyendo a través de diferentes religiones como el Islam, los tibetanos, la Cábala, etc. 

Heinrich: Va más allá de  nuestra comprensión, Dios es todo, es la fuerza que guía, que protege, una fuerza manifiesta continuamente.En mi caso yo encuentro a Dios en el arte.

¿La fe se ejercita?

Carlos: No, yo creo que la fe es una gracia, es un don que se te otorga y una vez que la tienes ya no la pierdes. Bueno, puede haber ocasiones en que la pierdes pero no por falta de ejercicio; un don, es una gracia que se regala como se me regaló a mi. 

Nancy: La fe se tiene que ejercitar o practicar para llegar a un despertar de la conciencia.

Heinrich: Al ejercitar tu espiritualidad a través de las meditaciones, de leer los escritos sagrados, de comprender la palabra de Dios, comienzas a comprender los milagros de Dios y es entonces cuando tu fe se fortalece, porque tu voluntad está unida a la de Dios, todos estamos al servicio de Dios, pero un gran paso es darse cuenta de esto.

¿Qué responsabilidades tienes al ser líder de una congregación?

Nancy: La responsabilidad de ser líder es muy importante. Todos te ven como alguien en quien depositar su confianza. Tu ejemplo es primordial.

Heinrich: Entender que mi voluntad va después de la de mi congregación, no se trata sólo de mi si no de toda una comunidad.

¿Cómo recuperas la fe?

Carlos: En mi caso yo no tenía fe, pero después de una terrible depresión que tuve viví una experiencia en la que lo que sentí no me dejó lugar a dudas porque era algo demasiado fuerte. Me convenció que Dios ahí, estaba presente.  

Nancy: La fe se puede recuperar creyendo, viendo con el corazón no con los ojos.

Heinrich: Cuando la pierdes es porque no has comprendido el trabajo espiritual que requieres hacer, pero las formas de acercarte a Dios no son únicamente en la iglesia, claro que la religión católica es el ejercicio para conectarte a él, pero no la única vía. Es complejo decir una manera de recuperarla, simplemente diría que ante momentos de duda, pregúntate qué está pidiendo Dios de ti con la situación que vives.

¿En qué hubiera cambiado tu vida sin fe?

Carlos: No se realmente, pero desde luego me hizo la vida un poco más llevadera; es más fácil vivir confiado que vivir desconfiado. También el tener fe me dio un algo a quien agradecer, si no tuviera fe, ¿a quién le agradecería? Mi vida ha sido más fácil porque tengo confianza, en lugar de estar enfrentando la vida constantemente ahora camino y fluyo con ella. 

Nancy: En todo, la fe mueve a las personas a ser mejores,sin fe no hay amor.

Heinrich: ¡Todo! Yo estudié arquitectura, jamás pensé estudiar teología y ser un miembro de la orden Jesuita. Antes de esto mi vida era común, estaba comprometido, me iba a casar, tenía un buen trabajo, pero el llamado llegó a través del estudio y comprendí que la investigación era mi proyecto de vida , la forma en que  Dios expuso mi misión, y desde entonces explico la religión a través del arte y la investigación.

¿Algo te ha hecho dudar de tu fe? ¿Cómo recuperarla?

Carlos: No, porque me he ido adaptando y me he ido formando un camino propio. Tengo la inquietud de siempre explorar diferentes caminos e igual si encuentro algo que me convence dentro de otra religión mi concepto se modifica. En ese sentido no puedo definir mi fe como algo rígido. Visto desde un punto de vista zen lo que habría que hacer es poner atención a la realidad, hacer todo el esfuerzo para poner atención a lo que está sucediendo y a lo mejor un día tal vez la encuentras en, no se, el canto de un pájaro, pero eso solamente va a suceder si pones mucha atención y tienes tu presencia completa en la realidad. Dicen por ahí que el que no habla Dios no lo oye, yo creo más bien que el que no oye Dios no le habla, entonces mientras abras tus oídos completamente puede que llegues a escuchar. 

Nancy: Por lo regular lo que más mueve la fe ,es cuando las cosas nos salen mal. Es ahí cuando renegamos pero no nos damos cuenta q todo es parte de un plan, es un aprendizaje. Para recuperar la fe ,es importante creer y querer ,ser más conscientes

Heinrich: No, porque comprendo que los problemas son como acertijos, por alguna razón Dios los puso ahí y debemos de entender para qué, qué cosa es la que necesitamos trabajar, entonces ese problema se vuelve un regalo, porque te das cuenta que es un acercamiento más a tu propósito de vida.

[De] Construyendo el género

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES