Now Reading
Hacer un cambio de carrera es posible

Hacer un cambio de carrera es posible

Estudié Psicología y mi primer trabajo fue en Recursos Humanos y en ese inter, me entró el gusanito del qué hubiera pasado si estudiaba algo más clínico.  Así que decidí dejar Recursos Humanos y estudiar una maestría clínica, la cuál no me apasionó como yo esperaba, y me di cuenta de que dar terapia no era para mí. Así que antes de seguir siendo infeliz, puse manos a la obra. Busqué ayuda de un psicólogo profesional y de mi círculo cercano de amigos y familiares. También investigue temas que me apasionaran.

Era tiempo de hacer una retrospectiva de qué hubiera estudiado si no hubiese estudiado psicología. Aquí descubrí que siempre me ha gustado la moda, pero yo no quiero hacer ropa, yo quiero ayudar a las personas a vestirse acorde a lo que se imaginan. Como no quería volver a sentirme triste, busqué un camino sencillo y me puse a investigar sobre materias que me gustaban primero en libros e internet. Así encontré un diplomado para comenzar a tomar el camino que me imaginaba. Fue como estudié Fashion Styling y … ¡se armó la guerra!

Me llovían críticas constantes con frases como: “¡¿Después de haber estudiado una carrera y una maestría ahora quieres vestir gente?!“Hiciste un gasto de dinero a lo menso” ¡Cómo si ellos lo hubieran pagado! Y por último mi favorita: “¿Por qué no lo pensaste desde antes?” A ver, si lo hubiera descubierto antes lo hubiera hecho, créanme, pero hay que tomar todo como un aprendizaje.

Quiero compartirles algunas de las cosas que yo hice durante este proceso, porque creo que lo más importante es sernos fieles a nosotros mismo.

1.Sigue tu corazón
Se escucha cursi, pero te ayuda a conocerte. Y está MÁS que bien buscar ayuda. Estudia tus posibilidades, puede que un diplomado o una maestría no te convenzan, pero tenemos muchos accesos a información de la que podemos aprender: desde libros, internet, pláticas, etc. Infórmate y haz una investigación ardua (toma mucho tiempo, ten paciencia). Busca tu pasión y si es necesario, pide ayuda profesional (los psicólogos no sólo atendemos locos). Y aunque tengas que hacer miles de listas de pros y contras el chiste es que te sientas segura/seguro.

2.Considera tus posibilidades
Debes tener un juicio de realidad y tomar todo en cuenta. Sí, está muy bien que busques tu pasión, pero muchas veces no cumplen con nuestras expectativas económicas o imaginamos que es nuestro trabajo ideal y no es cierto. Tenemos que recordar que en la vida no todo es color de rosa. Busca en redes sociales, en internet, o personas que se dedican a esto.

3. Escucha opiniones
Está bien pedir opiniones, muchas veces te dan puntos de vista que no habías pensado y nunca está demás. Solo toma en cuenta que hay desde opiniones constructivas a opiniones que de plano te bajan el ánimo. Toma lo que más vaya contigo.

4.Abre tu panorama
Haz un plan de cómo te ves en el futuro y tus intereses. Todo lo que hacemos tiene consecuencias y puede que no sea como te lo imaginas, siempre habrá algo que te encante hacer, pero para llegar a nuestras metas tenemos que pasar por cosas que no nos gustan. Debemos de tomar en cuenta que las oportunidades no caen de los árboles. Tienes que estar dispuesto a tocar puertas y a lidiar con el rechazo. La desilución es parte del proceso.

5. ¡Ay! Es que me hubiera gustado….
El hubiera no existe. No te arrepientas de nada de lo que haz hecho. Todo te sirve de algo, sólo hay que saber manejarlo. Si estás pensando: “¡Ay! Es que estudié derecho pero me encantan los niños y quiero trabajar con niños”, entonces, busca esa oportunidad. Recuerda que las oportunidades las creas tú.

Está bien cambiar de opinión y al final, todo suma. Hazte responsable de tus decisiones y decídete a cambiar de carrera.

 

© Copyright 2020 Romina Media. Aviso de privacidad