El trabajo del hogar sí es trabajo

En días recientes un tuitero insistía en que el trabajo en el hogar no es trabajo. Lo triste es que su sentir es el de miles de personas en México y por eso queremos abordar con la seriedad que merece el tema, para que se entienda la vital importancia de las mujeres que se dedican al hogar en la economía mexicana. 

Para entender del tamaño de lo que hablamos: en 2018 el trabajo no remunerado por labores del hogar y de cuidados fue de nada más y nada menos que una cuarta parte del PIB de México. Esto quiere decir que superó la producción de industrias como el comercio, manufactura, transporte y hasta construcción. Hablando en cifras, son 5.1 billones de pesos, no millones, billones.

Está actividad es realizada en su mayoría por mujeres, que en promedio están dejando de cobrar 40mil pesos mensuales por dicho trabajo. La brecha es más marcada en la población más pobre, y todos estos datos no los estamos inventando, vienen directo del INEGI. 

Las mujeres queremos trabajar como los hombres, pero los hombres no quiere apoyar en casa de la misma manera que lo hacen las mujeres. Según Fondo Semillas, las mujeres dedican en promedio 59.9 horas a las labores del hogar. ¿Y los hombres? Solo 19.9. 

Aquí no se trata de necesariamente medir a todos con la misma vara, sino de hacer propuestas de convivencia que beneficien a todo aquél que vive en un mismo techo. Si es una familia, por ejemplo, los niños pueden aportar con algunas labores como recoger sus juguetes, secar los platos, o recoger la mesa. De la misma manera pueden repartirse las labores entre adultos: si uno cocina, otro lava. Y si se tiene ayuda extra de alguna trabajadora del hogar, darle un salario justo (que, bajo ningún motivo debe ser menor a 350 pesos por seis horas) y tenerla inscrita al IMSS. 

Recientemente Fondo Semillas, una organización civil con 29 años de experiencia que ha impulsado a miles de mujeres para que se conviertan en agentes de cambio, anunció que tendrá una alianza con Secret, la primera marca de antitranspirantes diseñada específicamente para mujeres. Esta unión se enfocará en beneficiar el programa “Trabajo”, que busca apoyar la autonomía económica de las mujeres, al promover sus derechos laborales para garantizar condiciones de trabajo decente y acceso a una vida digna.

Esperemos que una de las principales repercusiones del paro del 9 de marzo sea visibilizar el trabajo del hogar, sin duda pilar de la sociedad y de los más explotados. 

Escribe lo que buscas y presiona Enter