Ejercicios tántricos para principiantes

  • 707 Views
  • Comentarios desactivados en Ejercicios tántricos para principiantes

Para muchas personas, hablar de tantra es hablar de sexualidad. Sin embargo, sólo una parte muy pequeña de esta filosofía tiene que ver con el sexo, lo cual nos significa que no podamos robarnos algunos tips para conocernos mejor y conectar con nuestra pareja. Aquí hay 5 ejercicios para empezar a disfrutarnos más

Hace tiempo, un chico de 22 años me consultó sobre un tema que le tenía preocupado: —ya no siento nada con el sexo. He probado de todo: posiciones, juegos, juguetes, porno… nada funciona.” Estaba frustrado y, sin embrago, su pregunta puntual no era sobre por qué ya no sentía sino ‘qué seguía’ en la lista de cosas que se pueden probar.  “Quiero subir de nivel”—me dijo—, lo cual no es mala idea, siempre y cuando la escalera que hayamos elegido para ‘subir’, sea la correcta.

Desafortunadamente, desde muy temprano en la vida aprendemos a ver el sexo como algo que ‘alguien’ le hace a otro ‘alguien’, y no como un camino hacia nuestro propio autodescubrimiento erótico. Eso nos puede llevar a lugares y situaciones que nos alejan del placer y la intimidad en pareja, y cuando oímos que algún famoso dice que su vida sexual es una maravilla desde que practica el tantra, se nos antoja.

Del tantra se disputa su autoría exacta, su definición literal y hasta su visión de la figura femenina, pero su explicación es más o menos universal. Se trata de una filosofía que tiene como fin el autoconocimiento y el uso de nuestro cuerpo como una herramienta espiritual para lograr una transformación total. Aunque muchas personas piensan que el tantra es sinónimo de sexualidad, el sexo tántrico no existe como tal, y sólo una parte muy pequeña de esta filosofía tiene que ver con el sexo. saber de qué trata.

Para quienes lo practican, toda nuestra realidad puede ser usada para alcanzar la espiritualidad; por eso, el tantra es más una ‘actitud’ de vida que una serie de técnicas. Alguien que practica el tantra, idealmente, es una persona conectada con sus emociones, su sensibilidad y su placer, lo cual le permite vivir cada momento con mayor intensidad. Pero ojo, esa intensidad no proviene de posiciones complejísimas ni de instrumentos secretos, sino de nuestra capacidad latente de conectar con nuestra propia energía y la de otros.

Para algunos expertos en el tema, la práctica del tantra holístico es un objetivo inalcanzable, pues nuestra realidad cotidiana presenta tantos obstáculos, que concentrarnos por completo en una búsqueda interior profunda es imposible. Quizás por eso es que, en los últimos 20 años, se ha puesto tan de moda una especie de ‘neotantra’ que se concentra en técnicas más cortas y específicas que se aplican a la vida sexual (y en mi opinión, incluso esta probadita de filosofía tántrica puede ser muy saludable).

Se dice que la práctica del tantra estimula nuestro sistema nervioso simpático, lo que aumenta nuestra capacidad de estar alerta y de mantener calma mental. Su base está en la respiración y la meditación, las cuales nos ayudan a estar conscientes de lo que nos rodea y de nuestra propia energía interna.  Si lo que has leído hasta ahora te convence, puedes empezar por probar con estas 5 técnicas (y de preferencia en este orden):

Respiración sincronizada.  Este ejercicio tiene dos partes y funciona mejor cuando empiezas por ti misma.

a. Concéntrate y deja que tu respiración fluya.  Inhala y cuenta “uno” mientras exhalas. La siguiente vez que exhales, cuenta “dos” y así hasta llegar al 5 cinco y vuelve a empezar.

b. Siéntate cómodamente frente a tu pareja y mírense a los ojos (al principio, este ejercicio puede dar mucha risa, pero eso es natural). Empata tu respiración con la de tu pareja en un intervalo 4-7-8 (inhala por 4 segundos, retén el aire por 7 y exhala en 8). La idea es seguirse mirando en silencio y que lleven la cuenta mentalmente para que ocurra al mismo tiempo al menos en 3 ciclos.

Flor de loto

a. Haz que tu pareja se siente con las piernas cruzadas frente a ti.

b. Siéntate sobre sus muslos y cruza tus tobillos por detrás de su espalda.

c. No pierdan el contacto visual y respiren.  La idea de fusionar ambas respiraciones es conectar con la otra persona y disfrutar de la experiencia como una sola entidad.

Corazón de energía

a. Sentados frente a frente, coloquen la mano izquierda en el centro de su pecho y la mano derecha sobre la izquierda. Este es el centro de la energía de nuestro corazón. Traten de visualizarla.

b. Coloquen la mano derecha sobre su pelvis, manteniendo la izquierda sobre su propio corazón. Imaginen un flujo de energía que va desde esta zona al corazón y de regreso.

c. Regresen la mano derecha a su propio corazón y abran los ojos.

d. Con la mano izquierda sobre el corazón, coloquen su mano derecha sobre la mano izquierda del otro (la que está en su corazón). Traten de visualizar la energía que pasan entre ustedes.

e. Coloquen su mano derecha sobre la pelvis del otro. Imaginen que la energía fluye trazando una figura en ocho: del corazón a la pelvis al corazón del otro y de regreso.

Penetración rítmica

La idea aquí es darle variedad a cada sensación y diversidad a nuestras prácticas habituales. Si tenemos relaciones sexuales con penetración, se pueden combinar penetraciones superficiales y profundas en distintos intervalos. Por ejemplo, se pueden hacer 3, 6 o 9 penetraciones superficiales seguidas por una profunda o una combinación 5-1, 4-1, 3-1, 2-1, 1-1 (donde el primer número son las penetraciones superficiales y el segundo las profundas) para luego volver a iniciar la secuencia.

En el tantra, el orgasmo pasa a un segundo plano, pues lo que importa es la conexión con la otra persona y la energía que fluye entre ambas. Una técnica tántrica para mejorar la conciencia del momento previo a la eyaculación o al orgasmo, es la práctica de la percepción del instante previo, es decir, detenerse justo antes del clímax. Pasados unos segundos, se puede repetir el ciclo una y otra vez.  Para muchas personas, esta técnica intensifica los orgasmos significativamente.

Como te habrás dado cuenta, el tantra en pareja se centra en vivir cada momento y en conectar emocionalmente con la otra persona; nos ayuda a conocernos y a desarrollar todos nuestros sentidos, lo cual, con la práctica, es justamente lo que nos lleva a ‘subir de nivel’ nuestra vida sexual.

[De] Construyendo el género

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES