Dos yoguis nos hablan sobre el poder de la aceptación para trabajar la ansiedad (sí se puede)

La primera vez que escuché la palabra Ashram fue cuando leí Eat, Pray, Love que es cuando Elizabeth Gilbert se va a la India a rezar. Un Ashram en el hinduismo es un lugar de meditación y enseñanza hinduista tanto religiosa como cultural. Los swamis (maestros espirituales) suelen impartir clases de meditación y viven bajo el mismo techo que los alumnos. 

Fue justamente en un Ashram en Bahamas donde Alisa y Pablo o Jagadambika y Narayana (sus nombres espirituales, respectivamente) se conocieron y enamoraron, y a partir de ahí, hace dos años y medio decidieron emprender una vida nómada para continuar con su camino espiritual. ¿Se imaginan viajar por el mundo con todo lo que te pertenece y que todo eso quepa en una mochila? 

“La enseñanza más grande es eso: la adaptabilidad, el aprender a vivir en comunidad, el ver que puedo vivir en una comunidad. Esta parte en la que yo no tengo control en casi nada pero mucho menos tengo control sobre las otras personas, entonces yo no sé en qué se va a convertir la gente que me rodea y si en algún momento deciden convertirse en algo que no está alineado en lo que yo creo -pues ha sido muy importante para mi por lo menos en estos años- moverme, aceptar que yo tengo el control sobre el ambiente que me rodea. No todo el mundo tiene que vender sus cosas e irse a viajar por el mundo pero todos de cierta forma controlamos las personas que nos rodean, la información que entra a nuestra vida, la energía que nos rodea todo el tiempo, incluso el trabajo que desempeñamos, aunque mucha gente crea que no lo escoge”, me dice Pablo con una sonrisa que contagia.

Alisa agrega: “Yo aprendí básicamente a dejar ir todo eso que crees que es tuyo y aprender a interesarte por otras personas. Crecí con dos hermanas en una gran familia así que supongo que siempre tuve ese interés pero una vez que dejas tu casa, o incluso ahora estando en cuarentena, te das cuenta de la gente que te rodea, y procuras compartir y estar en contacto con ellos y eso es algo que aprendes cuando estás constantemente en varios lugares. Tenemos que cuidar de las personas que más queremos. Otro punto sería estar en un cierto lugar no planeado, eso nos permite decir que sí a ciertas cosas y oportunidades que se nos presentan que nunca hubiéramos imaginado. Cuando tomé la decisión de irme a la India por primera vez, vendí mis cosas, llevé una caja a casa de mis papás en Alemania (donde nació aunque habla perfecto español) y todo lo que tengo cabe en mi mochila, es el mejor sentimiento de libertad”. 

Pablo es gran amigo mío, de la Ciudad de México, fotógrafo chingón, y yo he sido testigo de cómo el camino yogui le ha cambiado la vida. Bromeo con él que desde que encontró la luz toma mejores fotos. Él solo se ríe. “No soy maestro de nada, soy alumno, y me gusta compartir lo que sé”. En mi opinión tiene un don para explicarte de yoga y encima, meterle humor a lo que dice. Así que cuando pensé en quién podría explicarme sobre cómo identificar el miedo, cómo cultivar la fe, hacer las paces con la incertidumbre y trabajar la angustia, los busqué para que platicaran conmigo. 

Foto: Pablo Narayana

Estamos viviendo en un momento difícil a nivel mundial, donde hay mucho miedo. ¿Cómo podemos canalizarlo? 

Pablo: Lo principal es entender por qué sentimos miedo, antes de empezar a ver cómo lo podemos canalizar. Lo que los yoguis nos explican es que sentimos miedo porque creemos que nos van a quitar algo, la raíz del miedo es creer que alguien me va a quitar algo: salud, existencia física o mi cartera, no importa, es exactamente lo mismo. Entonces ese miedo con el que yo vivo muchas veces consciente o inconscientemente es porque tengo un gran apego a algo material. De nada va a servir que yo vea técnicas que los yoguis me dan o cualquier camino espiritual si no acepto y me doy cuenta que tengo un gran apego, que el gran apego que tengo en esta vida es a este cuerpo y esta mente. Entonces yo creo que el miedo que estamos viendo hoy en día en todos lados es basado principalmente en esta identificación desmedida que tenemos con el cuerpo. Los yoguis nos dicen que no hay nada que temer porque nosotros realmente no somos este cuerpo y esta mente, entonces hay que investigar o estudiar primero qué es lo que somos verdaderamente. 

Y eso no es tan difícil en el sentido de que los yoguis nos explican que somos eternos, que somos indivisibles, que somos indestructibles. Llaman a esto atman que lo más parecido a lo que entendemos como alma, pero antes de entender eso tenemos que aceptar que tenemos miedo. Si yo creo que el miedo es una debilidad y que yo no estoy expuesto a este y empiezo a negarlo, creo que es prácticamente imposible acércarte a el. Entonces lo primero en cualquier caso es la aceptación, aceptar que todos tenemos esta condición y aceptar que hay una solución.

El ejemplo más común que usan los yoguis es el de el océano y las olas y ahora estos días lo he visto en muchos lados, todos somos distintas olas de un mismo océano, en Japón les estaban mandando comida y les ponían eso, se me hizo super lindo porque al final del día es lo mismo que estamos hablando en todas las tradiciones: esta unidad en todo lo que hacemos. Si yo sigo creyendo que yo soy una persona y que tú eres otra y que yo tengo que ver por lo mío y tu por lo tuyo esa separación es una de las causas principales del miedo, dicen que siempre que haya dos en la ecuación va a existir el miedo. Entonces la fórmula principal es hacer o encontrar métodos y técnicas para que yo vaya sintiendo esa unidad y el yoga al final del día es eso, todas las prácticas de yoga a lo que me están invitando es a que yo poco a poco me vaya sintiendo uno con todo y de esa forma pueda trascender el miedo. 

Suena súper fácil pero es un poco más elaborado porque la mente tiene  muchos trucos y porque tenemos demasiada información aprendida y heredada. Todo el tiempo nos están diciendo que somos independientes a las demás personas.

¿Creen que generar una rutina y ser más disciplinados ahora que la gente no saldrá de casa ayuda a controlar la mente? 

Pablo: Lo primero ahorita es purificar, más que controlar la mente que es una meta muy elevada, realmente a lo que podemos enfocarnos nosotros es purificar el cuerpo, la mente, purificar en todos los sentidos: desde la comida hasta los mensaje en whatsapp que recibo, las horas que paso en internet, etcétera. Para poder ir “controlando” a la mente. 

Alisa: Si siempre estamos viendo hacia el futuro, siempre intentando tener planes, esto va cambiando y tienes que estar trabajando en observar, estar presente y si lo haces entonces comienzas a ver por qué tienes miedo y la raíz de ese miedo. La mayoría de las veces es porque estamos preocupados por el futuro. El futuro es incierto y siempre será, y ahora es más que obvio y lo estamos observando y nos está enseñando que no podemos planear más allá, porque no sabemos qué es lo que va a pasar, y no podemos preocuparnos de algo que todavía no está aquí. Si ves las cosas en el momento puedes observar lo que tienes y puedes ver que estás bien. Trabajar el observar ayudará a reaccionar de una mejor forma a lo que sea que se aproxime. 

Sentir ansiedad es vivir en el futuro, es querer controlar lo que va a pasar, ¿qué hacen ustedes cuando sienten angustia?

Alisa: Hemos estado platicando mucho sobre eso, incluso antes de que toda esta situación se presentara. He aprendido a controlar la ansiedad a través de practicar yoga y entender que todo pasa porque viene algo mejor y por medio de practicar el estar presente y aceptar que todo cambia y siempre ha sido así. Estamos en constante cambio, todo cambia. Entonces, ¿por qué aferrarnos a algo si sabemos que todo está en constante movimiento? Esta bien si las cosas se mueven. Entonces mi relación con la ansiedad es realmente aceptar, dejar ir, y entender que hay algo superior a mí que está tomando decisiones y que yo no estoy a cargo del de todo. 

Pablo: Yo si tengo ansiedad, no sé si mucha o poca pero si es algo a lo que me he enfrentado constantemente en mi vida. En mi caso ha sido entender que todo es prestado, ver todo lo que tengo en mi vida como un préstamo desde este cuerpo, esta mente, las relaciones que tengo; porque a mi lo que me genera mucha ansiedad es el futuro incierto y ese miedo, -en mi caso- siempre va a estar ahí, ojalá algún día trascienda pero no tengo expectativas al respecto, entiendo que es simplemente una característica de mi mente, tener esa tendencia al futuro, tener la tendencia de preocuparme por lo que puede o no pasar. Hay dos técnicas para mi súper importantes, la primera es ver todo como un préstamo y la segunda es analizar el pasado, tengo un amigo que me dice mucho “haz una gráfica de tu vida para que veas cuándo te ha ido peor” objetivamente cada vez que lo analizo he estado mejor. 

Hay algo muy curioso en esa negatividad en mi mente que yo no se si sea algo genético o aprendido, no tengo ni idea. Si yo no lo hablo, si yo creo que a través de cierto conocimiento, (y ojo amo la lectura, amo el estudio) pero si yo creo que a través de solo el estudio de las escrituras del Bhagabad Gita, la Biblia, el Corán o lo que sea, voy a trascender esta parte, pierdo una herramienta genial que me puso Dios en el camino, que son ocho mil millones de personas.  Yo creo que la parte de comunidad, de expresión, de catarsis es tal en mi proceso de ansiedad y miedo porque al hablarlo me doy cuenta que no soy el único que lo experimenta. 

Mi miedo y mi ansiedad tienden a decirme que yo soy el que más lo siente, nadie está experimentando lo mismo que yo, y ahorita lo hemos estado observando. Una de las más grandes magias de lo que está pasando tanto online como presencial es como expresar esta parte del miedo y decir “yo también lo tengo”, no pasa nada. 

Hay un miedo colectivo como humanidad en este momento, podemos hablarlo, trabajarlo o podemos hacer lo que muchas otras veces hacemos y fingir que no pasa nada, porque el miedo es para débiles o para fracasados, la ansiedad igual. Yo creo que el primer paso para atacar cualquier problema, en este caso la ansiedad, es aceptarlo y hablarlo con un terapeuta, con algún amigo, escribirlo también es una super catarsis pero siempre hay que compartirlo y llevarlo a ese otro nivel de externarlo a alguien. Lo negativo lo liberas y lo positivo lo multiplicas. Yo empecé a hacer una lista de gratitud mandándoles a un par de amigos en la mañana un pensamiento de gratitud y en la noche también, escribirlo algo de lo que estemos agradecidos. 

Alisa: Solo para agregar, si queremos expresar nuestras emociones debemos dejar ir algunas de estas cosas. Es maravilloso tener la oportunidad de hablar sin ser interrumpidos. No se trata de que tengamos que compartir nuestra opinión completa, en este caso sobre el tema del coronavirus, no, no se trata de eso y no es necesario, lo necesario en este momento es convencer a la gente expresándolo con lo que estoy sintiendo. Es hablar sobre nosotros mismos y no sobre los juicios de otras personas porque eso es como echarle más leña al fuego, podemos alimentarlo más o cortarlo a través de comunicar nuestras emociones. Dejar a las personas expresarse sin nosotros interferir y así ellos pueden liberarse. 

Foto: Pablo Narayana

En este momento lo que más necesitamos es confiar y tener fe, pero es difícil cuando crees que todo está en tu contra. ¿Cómo alimentas la confianza? 

Alisa: Regresando a las cosas que ya sabes que te hacen sentir cómodo y seguro, para mi por ejemplo es la estabilidad, tener los pies en la tierra porque sé que a veces tiendo a estar flotando, y si sé que hay algunos puntos básicos que necesito para empezar a sentirme más cómoda y conectada a mis raíces.

Pablo: Yo creo en algo que los gringos dicen mucho que es “fake it till you make it” uno de los primeros pasos para desarrollar la confianza, la fe, el coraje, cualquiera de estas virtudes es repetirte que ya lo eres, entonces levantarte todas las mañanas y decirte “tengo confianza, tengo fe” aunque tengas un miedo de aquí a China, no importa. Y verdaderamente tratar de decirlo, yo siempre digo que el miedo no va a desaparecer siempre va a estar en nuestras vidas, a mayor o menor grado, te puede paralizar o te puede salvar la vida pero la fe siempre tiene que ser más grande.

Confianza para mi es otra palabra de fe. Fe es otra palabra que a veces es más difícil de digerir pero realmente todos tenemos fe en algo, hasta el ateo tiene fe en que Dios no existe y si logramos cultivar esa fe y esa confianza, ¿cómo? cada quien tiene que cultivar su camino espiritual, hay muchas formas, nosotros hacemos kirtan, estudio devocional de escrituras, hablamos con otras personas, nos postramos, tratamos de hacer rituales solamente para conectarnos pero todo esto es para echarle más leña al fuego a la confianza y ver todos esos momentos de nuestra vida en donde pensamos que va a valer y no tenemos salida y darnos cuenta que siempre ha existido una salida. Para mí analizar mi pasado y darme cuenta que en esos momentos de mayor oscuridad siempre he tenido una forma de salir me da cierta estabilidad y confianza en que esta vez será igual y no tiene por qué ser diferente, porque no solo soy el mismo, soy mejor de lo que era en ese momento, y recordarlo con toda la humildad posible. 

Alisa: También entender desde los recuerdos y saber que hemos experimentado este tipo de cosas. La fe es esperar que eventualmente voy a experimentar esta presencia de algo superior, o tener fe en que todo va a estar bien porque deseo que así sea en el futuro, tengo fe por algo entonces voy a recordar esta experiencia en la que solo comprobé que tenía razón. Esto nos ayuda a recordarnos que solamente está volviendo a pasar algo que ya habíamos vivido y superado. 

Una pregunta que me mandaron hace poquito por Instagram fue: ¿cómo empiezo un camino espiritual? Obviamente no la respondí porque no tengo una respuesta, yo empecé mi camino espiritual porque mi terapeuta me habla de este tema, pero ¿cómo empieza alguien un camino espiritual?

Alisa: Lo primero es tener un deseo sincero de saber más, si estás interesado en el camino espiritual porque está de moda probablemente no vas a lograr llegar más allá de comprar algunas cosas y practicar en un mat de yoga pero principalmente lo que necesitas es el deseo de querer saber más. Si conoces gente que sabe algo de lo cual quieres saber más, eso es todo, es todo lo que necesitas. Después es empezar en lo que es accesible para ti, ahora mismo puedes desde tu casa empezar a investigar sobre yoga y encontrar que no es el único camino espiritual. 

Un camino espiritual es encontrar una forma de conectarte a ti mismo con algo divino o superior, de hecho ya nos dicen que es algo que traemos con nosotros, por ejemplo yo crecí muy católica, no muy conservadora, pero esa fue la religión en la que fui introducida y después entendí que no me funcionaba para realizar mi camino espiritual porque no me conectaba y encontré el yoga que fue lo que me ayudó. Pero tal cual el cómo empezar esta en la aplicación y en la práctica, y como parte de la práctica también está mucha teoría así que hay que comenzar a aplicarla y verás el efecto en tu mente o en tu cuerpo que algo se siente más en armonía. Y es así como se empieza, hay que tomar todas las ofertas y ver a dónde te llevan, toma lo que te sirva en este momento y deja lo que no te funcione. 

Pablo: Estaba pensando… y empezar el camino espiritual es como si un perro te pregunta cuándo empieza a ser perro. Ya todos estamos en un camino espiritual, hay herramientas y hay caminos pero realmente la vida de cada uno de nosotros es un camino espiritual. Suena súper trillado pero somos seres espirituales teniendo una experiencia humana que a su vez es una experiencia espiritual. Lo único que hace falta para empezar es aceptarlo, la aceptación es la clave para cualquier camino espiritual. Llámalo religión, camino, como quieras, todos nos están diciendo lo mismo, todos nos están diciendo que ya eres un ser espiritual. Lo único que hace falta es que yo lo acepte. A veces lo forzamos demasiado porque el ego dice que yo debo tener cierta experiencia espiritual, que debo tener el maestro con ciertas características o la práctica con ciertas características y está bien, hay que tener paciencia con nosotros, pero el punto es que todos los seres humanos estamos en una experiencia espiritual. 

Foto: Pablo Narayana

¿Qué libros recomiendan? 

Pablo: Para mi los de buró son el Bhagabad Gita, es un texto muy accesible y universal, Bliss Divine” de Swami Sivananda, es un libro con ensayos del Swami y “Yoga Wisdom” de Sri Dharma Mittra, quien es un maestro que vive en Nueva York actualmente tiene casi ochenta y un años y es un maestro maravilloso. Hay otro texto en español que se llama “Shadma” de Ramiro Calle

Alisa: Además de todos los libros de filosofía y estudio de yoga, hay un autor alemán llamado Hermann Hesse que escribió Siddharta y es la historia de Buda. Leí el libro sin saber o tener idea de que era el inicio de mi camino de decisión de ir a la India y aprender sobre yoga. Este es un libro que cuenta la historia de Buda en una forma muy bella en la que no sientes que estás estudiando algo, este libro me dio una bella introducción a una vida de simplicidad que él tenía, una vida de renuncia que me llamó, pero también me puso a empatizar en ciertas situaciones en las que me podía reconocer. 


Alisa y Pablo estarán dando cursos online, para todos los niveles, en español e inglés. En español es el estudio del Bhagavad Gita con Pablo y “Pensamiento positivo” con Alisa. Además, habrá más maestros como Swami Kashi que es un monje que tiene más de veinte años viviendo en Ashrams y dedicándose prácticamente al estudio de escrituras de textos sagrados y es una gran oportunidad para tomar herramientas para estos momentos de crisis de la mano este maestro. Todo lo pueden encontrar en su página www.sadhananow.com o seguirlos en sus cuentas de instagram @pablo.narayana@jagadambika.alisa


Romina Sacre
Romina Sacre

Emprendedora, escritora, abrazaperros y fan de la comida. Me gusta viajar y contar historias. No me tomo muy en serio.

Escribe lo que buscas y presiona Enter