Do it your fucking way

  • 397 Views
  • Comentarios desactivados en Do it your fucking way

Desde que era una pequeñuela, mi mamá me impulsaba a ser yo, a que no me diera pena, a que me valiera gorro lo que pensaran los demás. Me dio la confianza para creer que yo podía lograr lo que quisiera. Además de parecerme a ella, hay rasgos de mi personalidad que no niegan la cruz de mi parroquia, heredé su sentido del humor, el amor por la música guapachosa y que lloramos a la mínima provocación. Crecí teniendo una buena relación con ella, contándole de mis novios y de mis amigas, como siempre ha sido muy abierta, da excelentes consejos. Sin embargo, nuestra relación cambió cuando nos dijo a mi hermana y a mi que se quería separar de mi papá. Fue un shock terrible para mi, como si el mundo se derrumbara. Mi mamá, al estar dolida por su ruptura (estuvieron casados 15 años), estuvo ausente unos meses, lo cual lo sentí como abandono, como si yo ya no le importara.

Me enojé. Mucho. Y ese coraje y resentimiento lo cargué por años. No me había dado cuenta cuánto me había dolido hasta que en el 2014, cuando mi mamá nos dio la noticia a mi hermana y a mi de que le habían detectado cáncer de mama, mi reacción fue bloquear cualquier tipo de emoción y evadir la situación. No sabía que hacer ante el dolor de mi mamá. La acompañé pocas veces a sus quimioterapias, poniendo de pretexto que estaba ocupada y con exceso de trabajo.

Hoy mi relación con ella es totalmente distinta. Sí, ayudó haber ido a terapia. Sí, también crecí y maduré, y entendí que mi mamá no tiene que ser como yo quiero, que es una persona ajena a mi y yo no tengo control sobre ella. Por mis berrinches y mi egoísmo se me olvidó que además de ser mi mamá, tiene una vida, y que no tenía (ni tiene) la obligación de que yo sea su centro de atención, aunque sea su hija. Mi mamá no es perfecta, ni lo va a ser. ¿Y saben qué? Que por eso hoy la amo y respeto todavía más, porque ese pedo que dicen las mamás de “me vas a entender algún día” sí es real. El amor no juzga, acepta, y punto.

NADIE ES PERFECTO y sí, mi mamá la ha cagado mil veces, pero, ¿qué mamá no lo ha hecho? ¿Qué persona no la ha cagado? Le ponemos expectativas a los demás como si nuestra vida fuera un ejemplo, y no lo es. Además, qué hueva querer hacerlo todo bien, ¿de dónde vas a aprender si vas por la vida con pinzas, cuidándote de no caerte y de no espinarte?

Con las redes sociales nos hemos vuelto todavía más obsesivos con la comparación y con ver la vida de los demás (que la mayoría de veces ni conocemos) como si fueran perfectas. Hay una exigencia que muchas veces nadie nos la pone más que nuestra mente de cumplir, de acumular éxitos, de hacer las cosas como deben ser. Y al querer hacerlo todo bien, nos perdemos de la diversión de la vida, de entender que no existe un manual mas que el tuyo.

Cuando pensé en qué mamá me gustaría entrevistar y tener en portada la primera que me vino en mente fue Sofía Niño de Rivera. Cuando me dijo que sí, grité de emoción en la oficina. Admiro mucho a Sofía independientemente de lo chingona que es en su trabajo (aunque confieso que cuando vi su show en un Auditorio Nacional sold out  se me puso la piel chinita).

Sofía es una mujer exitosa en su vida y lo proyecta porque lo sabe. Ha decidido vivir su vida a su modo, riéndose de sus imperfecciones y las del mundo, y verla en esta nueva etapa, de mamá de una gordita cachetona hermosa, me da una felicidad que no les puedo explicar. Así que dense su entrevista. Me contó unas historias cagadísimas que incluyen una obsesión con pedir artículos de bebés a Amazon y deshidratación por acumuladora de leche materna.

En este mes, también van a leer la colaboración que hizo Angélica Fuentes (empresaria, norteña, mamá, animal lover) para I feel ya! donde, desde un lado sumamente personal y amoroso, nos cuenta de su mayor privilegio y mayor responsabilidad: ser mamá de Mariaignacia y Valentina. No les voy a dar más detalles pero qué honor que Angélica haya compartido su experiencia de ser una mamá feliz y sin culpas.

Algunos de ustedes sabrán que el mundial femenil es en junio de este año en Francia. Entrevistamos a diferentes mujeres que se han desarrollado dentro de la industria del fútbol, desde periodistas deportivos, jugadoras profesionales, activistas y empresarias, que desde su profesión rompen estereotipos y trabajan para hacer una diferencia de equidad de género. A todos nos incumbe este mundial, y si somos mujeres más.

Acepta que la vas a cagar, no importa. El hacer las cosas a tu manera es de las cualidades que más le aplaudo a las personas. Suena como un acto de rebeldía porque cuesta un ovario y la mitad del otro atreverte a ser tú. “Hagamos las cosas desde el corazón”, dice Angélica Fuentes. Seamos nuestro propio ejemplo, de congruencia y de libertad.

Que tengan un excelente mes.

Romina Sacre

Romina Sacre

Emprendedora, escritora, abrazaperros y fan de la comida. Me gusta viajar y contar historias. No me tomo muy en serio.

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES