Cómo reconocer que tengo una adicción y necesito ayuda.

  • 362 Views
  • Comentarios desactivados en Cómo reconocer que tengo una adicción y necesito ayuda.

Este mes que decidimos hablar sobre cómo pedir ayuda pensamos que era importante hablar sobre las adicciones, y es que hablar de este tema (aunque no lo parezca) sigue siendo un tabú. El estereotipo del “adicto” se nos ha presentado de diferentes maneras pero nunca de la forma y con la información correcta para reconocer si es que alguien que conocemos realmente pide o necesita a gritos una intervención, y peligrosamente desde la ignorancia creemos que el típico “echale ganas, es cosa de fuerza de voluntad” es la solución.

Así que le pedimos a Claudia, una adicta en recuperación que hoy trabaja como encargada de un centro de rehabilitación para mujeres, que rompiera nuestras creencias y estereotipos y nos explicara la realidad sobre lo qué son las adicciones a sustancias legales, ilegales y algunas otras que no son tan fáciles de identificar a primera vista.

¿Por qué crees que algunas personas se vuelven adictas y otras no? 

Primero hay que saber que no se puede separar por completo la parte física de la emocional. La mayoría de los tratamientos para adicciones están basados en una visión antropológica del individuo como un todo. Un buen tratamiento incluye la parte física, mental y espiritual: va todo junto. La parte emocional tiene mucho que ver con la huella de abandono. Todo ser humano merece ser acompañado en su vida, y de repente por creencias, circunstancias sociales, económicas y demás los niños son abandonados, a lo mejor no físicamente pero emocionalmente sí; eso crea uno de los factores en donde se tiende a volver vulnerable una persona al no tener una base sólida en donde crecer.

Claro que pueden existir otros factores, al final la adicción es una enfermedad y para que esta enfermedad encuentre un huésped en donde activarse tiene que haber muchos factores que lo permitan, pero una de las situaciones que emocionalmente hace que se desarrolle es el abandono, el rechazo, el sentir que no pertenece, etc. Entonces ante estas emociones que no son agradables para el individuo viene una sustancia que engaña al cerebro y lo hace sentir algo que llena ese vacío que estaba buscando. Si una persona no ha sido acompañado desde niño no logra alcanzar cierta madurez emocional.

¿Cómo funciona la enfermedad en la parte física?

La adicción está situada en el cerebro, es el órgano que nos comanda, entonces es ahí donde se instala la enfermedad. Si el órgano del individuo está dañado por inercia las decisiones igual.

¿Se puede vencer una adicción o solo controlar?

No se si sean las palabras más apropiadas porque es una enfermedad incurable, es más bien de generar herramientas. Una persona adicta tiene un déficit, es una persona que no puede funcionar adecuadamente en la sociedad y ante este déficit suele tener más ganas de fugarse de la realidad que otros. Lo que hace un tratamiento para las adicciones es disminuir el déficit y darle herramientas a la persona para que deje de huir de la realidad y pueda enfrentarla adecuadamente.

Es un trabajo diario, tal vez se podría decir que se vence día con día; por eso se habla mucho de un programa de 24 horas, de un cuidado diario de la persona que tiene la enfermedad porque ahí va a estar, por eso yo creo que superar cada día es un triunfo.

Hay adicciones muy marcadas, como el abuso de sustancias. Pero hay otras más sutiles, como la codependencia. ¿Cuáles son más difíciles de tratar?

En el tratamiento como tal pienso que las dos son igual de complejas, pero en la detección me parece que los padecimientos como lo son la codependencia o ludopatía pueden ser más difíciles de detectar, o que la persona no acepte que tiene un problema. 

La situación con las adicciones a sustancias es que hay un foco rojo muy evidente, entonces se puede detectar fácil y las personas pueden señalar a quienes lo padecen, pero con otras adicciones que no tienen que ver con sustancias la detección puede ser más compleja.

¿Cuáles son algunas características que nos pueden ayudar a detectar la codependecia, o ese tipo de padecimientos que no se pueden ver a simple vista?

Cualquier adicción tiene que ver con la disfuncionalidad de la persona, cuando se tiene conductas o consumo que dañan la funcionalidad de la persona ahí es cuando se puede considerar una adicción.

¿Ha aumentado la farmacodependencia? 

Yo pienso que si. Justamente hace unos días leía un artículo sobre los opioides, hay muchísimos países donde la venta de opioides es sin receta y por ejemplo hay muchas señoras que pueden llegar a consumir tramadol por dolores musculares, o por que están adoloridas por alguna operación. Entonces lo empiezan a tomar y sí les quita el dolor pero aparte les crea un bienestar emocional de estar muy tranquilas, dejan de pensar en sus preocupaciones y demás, entonces lo empiezan a tomar cada que se sienten tristes o desesperadas porque saben que les hace bien.

En ese sentido sí han aumentado las adicciones y muchas veces no son detectadas. En algunas ocasiones donde la familia se da cuenta que hay un problema, las consecuencias al intentar abandonar la sustancia son las mismas que en sustancias ilegales, se presenta una supresión y a veces tienen que llegar a procesos de rehabilitación.

¿Crees que existan personas que caigan en adicciones por prescripciones de psiquiatras mal hechas?

En México también hay muchas medicinas que se venden sin receta médica, hay otras que son adictivas y sí tienen un mayor control, pero si se pueden llegar a conseguir. Muchas veces ni siquiera son los psiquiatras quienes hacen las prescripciones, sino otro tipo de médicos que recetan medicamentos psiquiátricos a la ligera por que ven a sus pacientes tristes o con algún problema emocional. ¡Pues para eso, precisamente están los psiquiatras!Constantemente hay este tipo de negligencias médicas pues quienes las recetan ignoran el comportamiento de la medicina, la dosis y la temporalidad, las personas terminan tomándolas incluso por años y desarrollan una dependencia física a dichas sustancias. 

En mi experiencia si alguien está pensando en ir a un psicólogo o psiquiatra y es adicto, ese profesional tiene que estar enfocado en adicciones, porque si no también podría existir negligencia y la situación se complica aún más.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en esto? ¿Crees que las adicciones han subido, bajado, o se han mantenido igual?

Llevo 6 años trabajando en esto. Hoy me doy cuenta que la cifra ha subido pero sobre todo en los jóvenes que ingresan a rehabilitación. Creo que todo el medio en el que nos desarrollamos, la parte social y de comunicación hace que el individuo esté muy abandonado y muy expuesto a los medios de comunicación, entonces es muy común ver hoy en día a jóvenes como de 12 a 14 años entrar a rehabilitación. Incluso  hay historias de niños de 7 u 8 años que se la pasan todo el día solos en su casa y que encontraron cerveza o algún medicamento y llegan a un tratamiento de rehabilitación a esa edad, es algo bien sorprendente, algunas veces tiene que ver que ambos padres trabajan, o que los adultos están más ocupados en conseguir dinero para sostener el hogar en lugar de acompañar a los hijos.

Son casos complejos porque el daño es mucho mayor en el cerebro, hay un daño orgánico cerebral más profundo y severo, hoy en día puedes encontrar a chicos de 14 o 15 años con daños psiquiátricos muy fuertes.

¿Podemos hablar de catalizadores de adicciones?

El principal catalizador es la familia, no es que la familia sea mala pero el entorno familiar y sus creencias pueden empujar a un individuo que ya trae cierta disposición a desarrollar una adicción. El ambiente social también. Por ejemplo aquí en México para todo se bebe: en las vacaciones, cumpleaños, fin de años, para la fiesta del santo, etc. En todas las fiestas generalmente está presente el alcohol, esa parte social influye mucho. 

Un día escuché a un psicólogo decir que hay hijos huérfanos de padres vivos, hay muchísimos jóvenes así, que si tienen padres y está presente la familia sin embargo están abandonados emocionalmente, sin una guía o dirección.

¿Por qué decidiste trabajar en esto? 

Porque soy adicta, estuve en recuperación mucho tiempo y no lograba ver resultados, y al final estuve en un centro de rehabilitación donde me quedé mucho tiempo y empecé a estudiar y  trabajar ahí. Entonces hoy he encontrado que esto me dio un sentido de vida, ayudar a otras personas como yo a que puedan salir de este manicomio que se vive dentro de las adicciones.

¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

Ver a alguien salir, ver a alguien encontrar la luz. Cuando eres adicto vives con mucha oscuridad, cuando estás en consumo existe una impotencia y desesperación horrible de querer salir, porque algo que mucha gente piensa de las adicciones es que pareciera que el adicto se divierte todo el tiempo y no, es una enfermedad, cualquier enfermo sufre su enfermedad y la padece.

Alguien que está consumiendo sustancias de forma disfuncional, a fuerza tiene una necesidad que está ahí sin cubrirse, entonces eso hace que la enfermedad se vuelva progresiva de manera más severa. Poder ver a alguien salir de esto y que se de cuenta que tiene un problema y que necesita ayuda; porque eso es algo bien triste en las adicciones, la persona puede querer ayuda pero si no toma conciencia de lo que está pasando y de su problema no va a ser posible que reciba la ayuda, entonces cuando alguien hace ese clic y dice “sí ya sé que tengo un problema, ya lo estoy entendiendo y sé por dónde tengo que ir”, eso es súper gratificante. De repente ver a alguien que después de un año o dos que sigue limpio, o recibir un mensaje de “muchas gracias ya conseguí trabajo” o “ya me casé y tengo un hijo” son cosas bien padres.

¿Qué es lo más doloroso de lidiar con una adicción?

Pues soltar a las personas. Hay momentos en los que tu puedes hacer tu mayor esfuerzo y parece ser que todo va bien y de repente llega un día en que la persona decide que no quiere nada y vuelve a consumir, eso es muy doloroso.

¿Qué ocurre con un adicto y la cuarentena? ¿Puede presentar cuadros fuertes de ansiedad?

Sí por supuesto como cualquier persona la ansiedad incrementa en esta cuarentena. Creo que tiene que ver mucho con la calidad de recuperación que tenga la persona adicta, si es una persona que está nueva, hijole es casi seguro que la cuarentena se lo va a comer. Hay muchas personas, de hecho, que han vuelto a consumir en esta cuarentena porque no pueden ir al gimnasio o porque no pueden ir a alguna reunión de AA o NA, entonces se detona la ansiedad a tal grado que se vuelve doloroso y entonces deciden que el consumo es una opción. Sin embargo también hay otras personas adictas que su calidad de recuperación es mayor y tienen herramientas increíbles para pasar la cuarentena, por ejemplo el “Solo Por Hoy”, o la fe: porque parte de las herramientas que te da la rehabilitación es la autorregulación, el autoconocimiento, el ser creativo, etc.

Entonces también hay personas adictas a quienes la cuarentena no les está pegando tanto precisamente porque tienen herramientas que les ha brindado su rehabilitación. Hay de todo. 

¿Cómo podemos ayudar a romper el estereotipo de las adicciones?

¡Con muchísima información! Hay que educar a todos, a la persona que consume, a la familia de la persona que consume, a las escuelas, a los maestros, a los profesionales de la salud, porque está muy pobre la información que ellos tienen acerca de una adicción. Se sigue viendo a los adictos como personas sin valores, sin moral y no como enfermos, como una persona que necesita ayuda. De repente las adicciones tienen que ver mucho con violencia y vandalismo, pero es parte de lo que pasa en el cerebro de la persona: hay una disfunción y desconexión de la realidad. Entonces hace falta muchísima información, hay que romper estigmas y estereotipos muy fuertes.

[De] Construyendo el género

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES