¿Cómo es ser madre mexicana de hijos afroamericanos en Estados Unidos?

  • 72 Views
  • Comentarios desactivados en ¿Cómo es ser madre mexicana de hijos afroamericanos en Estados Unidos?

Después del asesinato de George Floyd hemos sido testigos de las protestas que se han desencadenado en diferentes partes de Estados Unidos. Gracias a las redes sociales hemos podido observar de forma muy cercana el ambiente de lucha que se respira en el ambiente en Estados Unidos. A pesar de que muchos de nosotros nos hemos querido sumar al movimiento #BlackLivesMatter y opinar respecto al tema, es una realidad que probablemente no somos los más indicados debido a nuestra posición, ya sea de privilegio o de ignorancia sobre el tema.

Mi tía se llama Ana y lleva 25 años viviendo en Estado Unidos, y se preguntarán ¿por qué ella es la persona adecuada para hablar respecto al tema? Mi tía es madre de tres hijos, dos niñas y un niño. Su primera hija es de padre americano, blanco, y sus otros dos hijos son de su segundo matrimonio con un hombre afroamericano. Hoy mi tía es una madre soltera mexicana viviendo en Minneapolis, el estado donde ocurrió el asesinato de George Floyd; es por eso que quise platicar con ella sobre su experiencia, no solo de vida al ser minoría en Estados Unidos, sino también al ser madre de hijos afroamericanos, quería saber cómo se sentía con respecto a las protestas y el movimiento #BlackLivesMatter y cómo cobra importancia en su vida y la de sus hijos.

Estados Unidos está viviendo una ola de protestas por racismo sin precedentes. ¿cómo te sientes?

Bueno, el racismo ha estado presente no solo en esta última década sino que han sido muchos años en los que el racismo ha estado presente en Estados Unidos; se ve diferente ahora con las protestas porque no nada más están involucradas las personas de color, también se están visibilizando otras minorías que viven en Estados Unidos como son los hispanos, asiáticos, etc. eso es lo que hace que estas protestas sean diferentes. También es que no solo se está hablando de un problema racial sino que se está buscando que se reforme el sistema de poder en la policía.

¿De qué personas se constituye tu comunidad? ¿Cual es el ambiente actual en tu comunidad?

Aquí en Estados Unidos le llamamos ciudades a lo que en México se consideraría como colonias. La ciudad en donde yo vivo es de clase media y la mayoría de mis vecinos son blancos, podría decir que es un setenta por ciento blanco y un diez por ciento latinos, tal vez puedo estar equivocada, pero lo que yo observo alrededor mío en las calles es que somos muy pocos latinos.

Realmente todos estamos con mucho miedo, además no podemos salir a las calles porque estamos con la pandemia; te puedo decir que semanas atrás todos estábamos muy asustados y teníamos miedo de siquiera abrir la puerta porque había muchos rumores y como minoría realmente te da un poco de miedo. En general creo que todo esto hace que se sienta un ambiente de tristeza pero a la vez hay esperanza.

¿Te has sentido discriminada o en peligro por tu color de piel?

Realmente por mi color de piel no me han discriminado, por lo que me han llegado a discriminar es por mi lugar de origen porque soy latina. Lo he vivido de diferentes formas según el estado, por ejemplo en Colorado no lo viví tanto y en ese momento no había experimentado tal cual actos racistas pero cuando llegué a vivir a Minnesota lo empecé a sentir mucho porque es predominante la gente blanca. 

Viví un tiempo también en California y ahí tampoco tuve problemas porque es como si vivieras en México: hay muchos latinos y la mayoría de la gente habla en español. En Colorado recuerdo que sólo tuve problemas cuando comencé a salir con mi segundo esposo que es afroamericano y sufrí porque no estaban tan bien vistas las relaciones interraciales, entonces fue un tanto difícil, de hecho mi mejor amiga fue la que me empujó a irme a vivir a otro estado porque mi relación con una persona de color no estaba bien vista por muchas de mis “amistades”, para mi era un ser humano pero mucha gente no lo entendía así.

¿Recuerdas la primera vez que sentiste una actitud racista?

Realmente lo siento como si hubiera sido ayer. Estaba con mi hija la más pequeña, ella es afroamericana; mucha gente no puede creer que mis dos hijos son míos porque no se parecen a mi para nada, pero cuando llegue a Minnesota fue donde realmente me lo hicieron empezar a sentir. Fui al banco un día con mi hija pequeña y la persona que me atendió no me quería cambiar un cheque porque era una cantidad alta y cómo una latina va a tener esa cantidad de dinero, luego me vieron cargando a mi hija que es de color y todavía se sintió peor, me hicieron sentir como si fuera una ladrona. Tuve que esperar alrededor de 45 minutos hasta que el dueño de la cuenta bancaria confirmara que sí era mi cheque. Después de todo esto hice valer mi derecho y puse una queja con su supervisor, eso me hizo sentir un poco mejor porque sentí que mi voz estaba siendo escuchada, sin embargo nunca se me va olvidar cómo me trato esa persona.

En tu experiencia, ¿aumentaron los comportamientos racistas con la llegada de Trump?

No podría yo decir y ponerlo a él como el causante porque siempre ha estado presente el racismo en Estados Unidos pero él nos sacó de nuestra zona de confort, lo puso en alto alrededor del mundo y lo enfatizó todavía más. Soy una persona que trata de ver las cosas por el lado positivo aunque sean muy negativas pero por un lado pienso que bueno que está alguien que nos ha hecho salir de una zona de confort; a pesar de que ha sido de forma negativa, violenta, agresiva e inhumana, pero gracias a que Trump está teniendo esas acciones la gente se está levantando más a hablar de todos esos temas que antes podían considerarse como incómodos para la mayoría de la gente. Entonces se ha sentido todavía más porque él lo implemento más, pero siempre ha estado, creo que el lenguaje que Donald Trump utiliza ha empujado a que muchas personas se levanten y digan ¡basta!

Al ver lo que pasó recientemente con George Floyd te puedo decir que eso se ha visto muchas veces, no es la primera persona de color que muere en manos de una persona racista, se ha visto antes pero muchas veces se te olvida y no haces nada al respecto. ¡Esto fue tan brutal! es muy triste, es un sentimiento que no puedes explicar con palabras porque al ver cómo se trata y asesinan a una persona de color me hace proyectarme y pensar que eso puede pasarle a mi hijo; es por eso que la gente se está levantando a protestar, con mucha razón, contra un sistema ideológico que muchas personas tienen sobre que la raza blanca es superior.

Cuando nacieron tus hijos, ¿te cruzó el pensamiento de que podrían pasar dificultades por su color de piel?

Pues sí pasó por mi mente, incluso los comentarios de mi propia familia fueron muy inesperados, mi papá me dijo que era una tonta porque tenía un hijo de color. En ese momento me dio coraje y me moleste pero hoy entiendo por qué lo dijo, no lo hizo con una intención negativa sino tristemente realista, se refería al sufrimiento que una persona afroamericana puede llegar a experimentar. Entonces, sí llegó el pensamiento a mi cabeza pero decides no escucharlo y pensar “no, a mi familia no le va pasar”. Desafortunadamente las cosas no son así.

¿Cuáles han sido las mayores dificultades de ser mamá mexicana en Estados Unidos?

¡Uy! ¿cuánto tiempo va a durar la entrevista? (risas) Es muy difícil pero al mismo tiempo es posible. Esa es la belleza que tienen los Estados Unidos, nos han engendrado una mentalidad de “trabaja duro y vas a ver los frutos”, yo trabajo muy duro para poder sacar a mis hijos adelante.

Es difícil porque las oportunidades -y es ahí donde se manifiesta la idea del blanco privilegiado- las oportunidades que se le dan a una persona blanca no son las mismas oportunidades que se le dan a una persona de color o a una minoría. La ventaja que yo tengo como latina es que los latinos somos bien luchones, somos personas que nos empujas pero no nos tiras y nos vamos haciendo más fuertes, tenemos ese orgullo que se nos ha engendrado de valer más, creo que eso a mi me ha ayudado. ¿Ha sido difícil? por supuesto, pero ha sido más fácil salir adelante por mi orgullo y por mi fuerza.

¿Cómo manejas con tus hijos que por su raza o color de piel podrían ser discriminados?

Bien directo. El racismo es algo que hemos experimentado de forma muy cercana y estamos siempre a la defensiva de las cosas que la gente dice. Aprendí a tener ese tipo de conversaciones con mis dos hijos y siempre intento hacerles saber. Las conversaciones con mi hijo, ahora que ya es más grande, son siempre tratar de explicarle que para él va a estar más difícil porque es hombre, es de color y aparte de eso es mexicano, entonces le va a tocar doble carga. Hay gente afroamericana que son interraciales y alguno de sus padres es blanco, yo no le puedo decir a mi hijo “bueno, todavía tienes ese privilegio de que tienes un poco de blanco”, mis hijos no tienen eso, son minoría por ambos lados: son de color y latinos. Es de miedo lo que puede que lleguen a pasar pero pues tienes que estar siempre con la esperanza de que los tiempos van a cambiar.

¿Qué herramientas les has dado a tus hijos para afrontar el racismo?

¡Es muy buena pregunta! Las herramientas realmente todavía no las tenemos, más que nada son como advertencias, explicarles que si un policia los detiene tienen que tener una actitud sumisa y cooperativa, no pueden levantar la voz, no pueden hacer movimientos bruscos, ante la autoridad ellos tienen que tener cierta actitud por lo que estamos viviendo. En el estado en donde vivo se han visto dos matanzas por policías que son racistas o que realmente no están preparados o entrenados de la manera correcta. Pero esa es la forma en la que yo les haga saber qué es lo que pueden pasar, esa es la advertencia que les das, porque realmente no les puedes dar muchas herramientas, es ahí donde regresamos otra vez al privilegio que las persona de color no tienen. 

Hoy tengo un niño de 16 años que quiere empezar a trabajar y con todo lo que se está observando hasta me da miedo que vaya a empezar a trabajar porque algunas personas no han tenido experiencias con gente de color y yo a mis hijos siempre les he enseñado a tener una opinión y nunca quedarse callados y eso lo hace todavía más difícil, es una bendición y una maldición.

¿Crees que hay una diferencia entre cómo se cría y educa a un hijo blanco a uno afroamericano?

Si hay un poco de diferencia, y también puedo decir que hasta yo he caído en ser racista porque mi hija que es blanca, ella tiene sus valores latinos a ella no le ven el color sin embargo le ven el origen, ella sufre tal vez de esa forma. Incluso en la escuela hay personas que le han preguntado “¿tú de dónde eres realmente?” tan sólo con preguntarle de dónde es o cuál es su origen se denota el pensamiento racista, porque ella es una persona sin importar cuál sea su origen. Pero sí es diferente, a ella no la van a tratar diferente por su color a cómo tratarían a mis otros dos hijos. No la cuestionarían tanto porque de alguna forma no parece tanto latina, más bien parece un poco italiana porque tiene raíces, pero no lo es, entonces es diferente para ella. Incluso su apellido la ayuda un poco más.

¿Qué acciones concretas pueden generarse en este momento para luchar contra el racismo?

Creo que es necesario encontrarse con uno mismo, vernos como seres humanos. Yo hoy trato de ponerme en los zapatos de las persona de color, de los americanos interraciales, en los zapatos de una persona blanca, sin embargo ahora reflexiono y yo también fui racista y clasista cuando estaba en mi país. En México se piensa diferente pero es muy parecido, tratamos a nuestros indígenas como si no valieran nada, o tratamos mal a la gente que es pobre porque no tiene ciertos privilegios y realmente todas las personas valen sin importar su origen o si tienen mucho o poco dinero. 

Con todo esto del COVID-19 que, sin importar raza, sexo, origen, estado económico o ideología política no discriminó y arrasó con todo, a veces pienso que quisiera ser como un virus que vea a todos igual sin importar la raza o estado económico. Pero todos hemos llegado a caer en actos racista, sin embargo creo que podemos empezar a tratarnos por lo que somos, seres humanos.

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES