Cassandra Sánchez Navarro sobre cómo plantarte en la vida y no dejarte de nadie.

Cindy La Regia es el primer personaje de cine mexicano que sería mi amiga. Me imagino que seríamos muy amigas y que nos reiríamos juntas. Y es que cuando terminé de ver la película, salí con una sonrisa. ¡Por fin un personaje femenino complejo, real, auténtico! Todos hicieron bien su chamba en esa película, empezando por Martha Sosa (la productora) por juntar un excelente equipo de trabajo. Ojalá, hubieran más personajes que inspiren y motiven a las mujeres mexicanas a ser ellas mismas porque eso hace Cindy, se sale de lo tradicional, de lo que debe ser, y le pone límites a todos los que le dicen qué tiene que hacer (la escena con  Alex de la Mora quien interpreta a su mamá es una joya). 

Obviamente Cindy no hubiera sido lo mismo si la actriz  que la interpretara no tuviera esa “chispa” (no me gusta la palabra pero no sé si “frescura” me gusta más ja!). Cassandra Sánchez Navarro trae todo, y qué alivio ver a mujeres como ella en la industria del entretenimiento. “Lo que me encantó de la interpretación de Cassandra es que no juzgó a su personaje. Entendió de dónde venía Cindy y la vio con amor. Jamás la ridiculizó. Entendió de dónde venía Cindy y comprendió que desde su burbuja veía las cosas con amor. Y para mi, eso fue muy bonito de ver”, dijo Santiago Limón, co director de Cindy La Regia

#SeTeAcabóTuPendeja es el tema de febrero y quisimos que Cassandra Sánchez Navarro estuviera en portada porque su personaje de Cindy La Regia ejemplifica todos esos momentos en los que es necesario armarse de valor, quitarse una venda de los ojos, decir basta y ponerse como diría ella: en el lugar en el que se quiere estar.

Foto: Sergio Valenzuela, Moda: Itzel Alfaro, Mua: Adan Mascigrande, Hair: Kevin Murphy| Total look: Benetton , reloj: Nautica

Naciste en una familia de actores, ¿cuándo decidiste que querías ser actriz
En un campamento de verano a los dieciséis. Ya había hecho obras de teatro pero nunca lo pensé como una carrera; de hecho yo quería viajar por el mundo ayudando a la gente. Un verano mi mamá me dijo “es que tú eres actriz” y antes de que me fuera a estudiar me mandó a ese campamento. Estaba super encabronada con mi mamá reclamándole que qué iba a hacer en un campamento de actores si no quería ser actriz. Fui y me quede como protagonista de la obra más importante del verano y en cuanto me subí al escenario ya no me pude bajar.

¿Venir de una familia de actores te la pone más fácil o más difícil?
Ambas. Te pone la vara más alta lo cual es positivo, respetas y valoras más tu trabajo, tienes estándares más altos de ti y de los demás. Rafael mi tío, ha sido mi más grande motivador. Dice que soy su orgullo y me ha enseñado cosas que no puedes aprender en la escuela. 

Total look: Benetton, zapatos: Steve Madden

Nuestro tema del mes es “se te acabó tu pendeja”, pues todas de repente llegamos al límite y decimos “¡Ya! ¡A la chingada, yo estoy primero!” ¿Alguna vez le has tenido que aplicarle a alguien el “se te acabó tu pendeja”?
Si, y te podría hacer una lista enorme. Me ha pasado con amigas, novios, y en el trabajo. Bueno, hasta con mi propia familia. Una vez cuando estaba empezando mi carrera hice un casting de lo que iba a ser mi primer personaje importante en la novela Corona de Lágrimas. Yo soy una mujer con muchas curvas, soy la pera de Acapulco, y la chica de vestuario -que ahora es mi amiga y nos llevamos muy bien- me dijo “es que estás muy, muy, muy, grande”. Le dije que se podría haber ahorrado dos de esos “muy” y bueno, fue como si le hubiera dicho “chinga tu madre”, hablo fatal de mi con el productor. Aun así mi talento sobresalió y me quedé, tuvo que lidiar conmigo y darse cuenta que no era una grosera y que lo que dije fue porque se pasó de lanza. Aprendió y de ahí en adelante nos tratamos increíble. 

También es importante enojarse. A veces como mujeres pensamos que tenemos que ser las lindas. Si los hombres ponen límites parece que saben muy bien lo que quieren pero si nosotras nos enojamos es porque somos unas pinches locas…¿qué piensas de esto?
Yo sí creo que la que se enoja pierde, si hay algo que te hace enojar es válido decir “estoy enojada, no me gustó”, marcar mi raya. Pero creo que desde un lugar de encabronamiento no resuelves nada, tienes que ser más emocionalmente inteligente y decir “no me gustó, ¿qué hago al respecto?” porque emputarse es fácil pero no resuelve mucho. A veces como mujeres sí somos más sensibles, más emocionales; nosotras tenemos hormonas que cambian a cada rato, no tiene nada de malo simplemente tenemos que ser más inteligentes emocionalmente. 

Sombrero: Pasionarte, traje: Superstición

¿Por qué crees que a veces las mujeres llegamos a ceder tanto?
Yo también he llegado a ceder muchísimo. La verdad es que quieres complacer, quedar bien, no crees que hay otra opción o es lo que te dijeron que debes hacer. He llegado a ceder con parejas y me han puesto el cuerno y los he perdonado o con amigas que me han hecho jaladas y las he perdonado porque quieres ver las cosas positivas, quieres perdonar, olvidar y decir “está bien, te perdono”. A veces se trata de eso y es bonito saber hacerlo pero otras veces hay que aprender a respetar y darse su lugar y decir ¡se te acabó tu pendeja!

¿Y cómo manejas el enojo si sientes que quieres explotar?
Está bien explotar, pero explota y luego razona, no explotes y después actúes. Enfríate, piénsalo y luego accionas; yo he explotado y las cosas me salen mal y termino diciendo “fui una bitch, le hable horrible, ¿por qué actué así? ¿Por qué dije eso? pude haber reaccionado mejor”. Tienes todo el derecho a estar enojada, pero si estás enojada haz algo al respecto que sea propositivo, no hagas algo horrible solamente porque estás enojada, no la cagues más porque el que se enoja pierde. Eso me lo dice mi mamá desde chiquita. 

Sombrero: Pasionarte, traje: Superstición, camisa: LOB, collar: H&M

A Cindy su prima le ayuda a despertar ¿Te ha pasado que le tengas que decir a alguien ¡Despierta!?
Sí, con amigas; eso es lo bonito de la amistad, las amigas son las que se dicen la verdad aunque no es lo que quieras escuchar pero tienes que saber muy bien cómo y con quién.  Tengo una conocida (claramente si hubiera sido mi amiga lo hubiera manejado mejor pero de eso me di cuenta después) que cortó con su güey, lo vi con alguien más y le dije ¡ fue el peor error! No era mi amiga, me metí a una relación que no era mi pedo y terminé siendo la mala. A veces hay que aprender de límites y que una relación es de dos.

Sombrero: Pasionarte, traje: Superstición, camisa: LOB, collar: H&M

Parte también de decir basta es empezar a vivir la vida que soñamos ¿Por qué crees que nos cuesta tanto deshacernos de creencias que nos meten y decir “quiero vivir mi vida como yo quiero”? 
Creo que cada vez está cambiando un poco más. Por ejemplo, hasta que se casó mi mamá pudo empezar a actuar porque sus papás no la dejaban, ¡Imagínate eso, a una generación de mi, es una locura! A dos generaciones no me puedo ni imaginar, a tres generaciones ni siquiera se divorciaban. Nosotros estamos viviendo al mil por hora pero es normal que todavía la gente lo vea como algo común. Estamos viviendo en otro mundo, ya vimos que somos millones de personas y que no te tienes que casar, no tienes que tener hijos y se está empezando a liberar la gente un poco de esos estigmas. Me encanta que Cindy en la película se libera de una manera muy sexual, ya lo verán, de una forma muy bonita. 

¿Cómo reaccionaron las regias con tu personaje?
Eso me tenía muy nerviosa. No soy regia y recibí muchas críticas de por qué si no era regia estaba haciendo ese papel. El personaje de Cindy La Regia es un cómic de Ricardo Cucamonga hace siete años y él tampoco es regio. En la vida no necesariamente tienes que ser de un lugar para ver cómo son. 

Abrigo: LOB, choker: Elisheva & Constance, t-shirt: H&M, pantalones: Benetton

Bueno, es que, ¡eres actriz! Si sólo pudieras interpretar lo que eres pues entonces no es actuar…
Exacto. Entonces una regia que viene a la Ciudad de México no puede ser ninguna otra cosa más que una regia, y una regia no puede ser un personaje chilango. Si, estaba muy nerviosa porque sé que son muy francas. Pensé que me iban a hacer pedazos y ¡fue al revés! Lo abrazaron. Es más te voy a decir algo: en la premiere se rieron más los regios que los chilangos. 

Saco: H&M, t-shirt: Armando Takeda, collar: Regina Castillo, falda: FGAZ, zapatos: Steve Madden

Estoy segura que te han querido hacer pendeja en el trabajo alguna vez, ¿cómo lo manejas? ¿Qué aconsejarías a las lectoras hacer en alguno de estos casos?
En los últimos años, con la madurez, he aprendido muchas cosas a partir de los trancazos que me ha dado la vida. Lo único que puedo decir es “date a respetar, si algo no te gusta no tienes porque tragártelo, solo tienes una vida y está bien cagarla porque  a veces así aprendes más, pero no la cagues una y otra vez, aprende de las cosas. A mi me ayudo muchísimo tener un diario, ponerlo en papel y ver las cosas por lo que son. No hacerme la víctima y seguir adelante: una mala decisión no te define, la cosa es seguir aprendiendo. No te defines por tus errores, sino por tus logros. 

Saco: H&M, t-shirt: Armando Takeda, collar: Regina Castillo, falda: FGAZ, bolsa: Coach

Acabas de decir una palabra clave: víctima, a veces es más cómodo ser víctima…
Hay una palabra que a mi me caga que es la culpa, culpa es como víctima, como si te quitaras responsabilidad: yo tengo la responsabilidad de haberla cagado y ya de ahí lo ves muy distinto, tomas el poder sobre tus acciones y te liberas de la culpa. La culpa te hace ver patética; hay que decir: yo me responsabilizo por haberla ultra mega cagado y ahora, ¿qué voy a hacer para aprender y salir adelante? Es la única forma de aprender. 

Abrigo: Benito Santos

¿Qué aprendiste de Cindy?
Haciendo esta película aprendí sobre cine, es mi primera vez en la pantalla grande.  Aprendí muchísimo de mis directores Santiago Limón y Catalina Aguilar Mastretta que son unos cracks, y también de Cindy como persona: a salirme de mi zona de confort, a no sentirme presionada por esta sociedad en la que a veces nos presionan a casarnos o tener hijos, pues todavía te aplican el “¡Hijole! ya se te va el tiempo” o eres una quedada si no te casas. Aprendí  tolerancia, a divertirme y dejarme ir pero sobre todo a encontrar mi propio camino en la vida.

Abrigo: Benito Santos
Romina Sacre
Romina Sacre

Emprendedora, escritora, abrazaperros y fan de la comida. Me gusta viajar y contar historias. No me tomo muy en serio.

Escribe lo que buscas y presiona Enter