¿A quién le pido permiso para reírme?

  • 135 Views
  • Comentarios desactivados en ¿A quién le pido permiso para reírme?

La primera vez que vi South Park fue en mis años newyorkinos. Uno de mis amigos actores me prestó una temporada en DVD y me la eché completa comiendo helado de Ben & Jerry’s y riéndome hasta que me doliera el estómago. South Park es una caricatura que se burla  y parodia a TODOS. Es un programa que debraya, critica la doble moral estadounidense y expone temas religiosos y políticos para parodiar las posiciones más polarizadas y extremas de la sociedad ante determinadas situaciones. 

South Park se lanzó en 1997 y en cada capítulo me sigo atacando de risa por el simple hecho de que todo es TAN incorrecto… Y como dicen sus creadores Trey Parker y Matt Stone, su intención no es ofender sino divertir. 

Esta época es otro rollo (como el programa de Adal que también me sacaba mis carcajadas) y si dices algo y no estoy de acuerdo, habrá pedo. Las redes sociales nos han dado esa autoridad moral sobre los demás. “Ser comediante hoy en día es como caminar sobre un cartón de huevos”, dice Eugenio Derbez y coincido totalmente. Aziz Ansari, también comediante, dice algo similar a Derbez dentro de “Right Now” su especial de Netflix.

No sé tú, pero yo (como cantaría Luis Mi) estoy muy confundida sobre esta situación. ¿De qué sí puedo bromear? ¿De quien, además de mi, me puedo burlar? ¿Cuál es esa delgada línea entre parodiar a los demás  sin que sientan que los estoy juzgando? Me llegó un mensaje por IG de esos que dan hueva porque dije que “se me hacía muy ridículo Tik Tok en específico Sebastian Rulli y Angelique Boyer” y la niña que me escribió, estaba sumamente decepcionada que yo dijera algo así… Me echó un sermón como si fuera mi mamá… 

Honestamente, lo pienso. ¡Se me hace muy ridículo Tik Tok! Y como se me hace muy ridículo, ¡no lo uso! Pero que cada quien que haga lo que quiera. Muchas personas seguramente pensarán que soy una pinche ridícula por decirle “bebés” a mis perros, por hacer videos con pelucas o por decir que “jamás viviría en otra colonia que no fuera la Condesa”.

Pareciera que ya no puedes decir tu punto de vista acerca de algo o de alguien porque “¡¿QUIÉN ERES TÚ PARA JUZGAR?!”. 

La comedia, los chistes y el sentido del humor están cambiando. Las historias están cambiando, ¿para convertirnos en una mejor sociedad? No sé…  Estoy 100% de acuerdo en que algunas cosas ya no son chistosas, nunca lo fueron pero antes no nos lo cuestionamos, sobre todo los “chistes” machistas, racistas u homofóbicos. 

Una de las tantas cualidades de las personas con sentido del humor es que son sumamente inteligentes, y parte de esa inteligencia te lleva a evolucionar. ¡Y también hay que entender cuando es un chiste! Si vas a un stand up y te ofendes, el problema no es el comediante, eres tú, y está ok, ve a terapia y entiende qué fue lo que te dolió. 

Yo estoy convencida que el humor es la cura de todos los males y que reírte a carcajadas eleva tu energía. Por eso invitamos a los comediantes Gaby Navarro, Ana Julia Yeyé, Mau Nieto, Ricardo Perez y Ray Contreras, para hablar sobre la evolución de su chistes, lo sentidos que somos en redes sociales y el cómo pasarla bien en general,  porque me rehuso a andar de amargada. 

Seamos mejores, ríamonos más, dejémonos de pedos. Este mundo necesita más personas felices que contagien esa energía. 

Feliz agosto, el 15 es mi cumpleaños, luego te contaré qué quiero de regalo. 

Romina 

Romina Sacre

Emprendedora, escritora, abrazaperros y fan de la comida. Me gusta viajar y contar historias. No me tomo muy en serio.

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES