Now Reading
5 Razones por las que odio la navidad

5 Razones por las que odio la navidad

Desde hace varios años entre mi familia y amigos soy conocida como “la niña Grinch”, y si ustedes piensan que me molesta, pues no, la verdad es que no, es más le tengo mucho cariño al Grinch, me identifico con él y acepto ese apodo con mucho orgullo y entusiasmo. Soy de esas personas que odia la navidad con fuerza y si por mi fuera me gustaría hibernar como las marmotas y despertar cuando todo el hype por las fechas se termina. 

Estás son 5 razones por las cuales odio la navidad:

    1. El tenerme que “arreglar” para ir a la cena familiar
      Si algo le agradezco al Covid (lo digo con humor) es que al fin este año me voy a poder quedar en pants y sin maquillaje a cenar en mi casa. Jamás he entendido por qué nos colgamos hasta el perico para ver a los mismos tíos y primos que ya te han visto en chongo y pijama.
    2. Los villancicos
      No entiendo por qué tienen letras sin sentido, ¿qué es eso de que los peces beben agua?,¿qué es un burrito sabanero?¡En serio hay alguien en el planeta tierra que disfrute los villancicos y que diga: “¡uy que rolóta la voy agregar a mi lista de spotify!”.

       
    3. La comida
      Seamos honestos, la neta ni esta tan chida, lo único bueno es el spaguetti…¡y ni me vengan con que la ensalada de manzana es buenísima, NO! Yo no sé por qué se desviven las tías cocinando todo el día, es más hasta luego es peor porque llega el momento de sentarse a la mesa y terminan todas resentidas y malhumoradas porqué andan en fachas y ni tiempo tuvieron para arreglarse.
      Mi recomendación: Saquen a sus abuelitas, mamás y tías de la cocina, unas pizzas, sushi o unos buenos tacos nunca fallan.
    4. Los mensajes de 24 y 31
      ¡Amigos y familia, si algo quiero en mis vacaciones de diciembre es descansar y desconectarme del celular y no que este explotando con mensajes! Cada año se repiten las mismas felicitaciones y agradecimientos con imágenes de renos, ositos y piolines. El whatsapp no deja de sonar toda la noche en ambas fechas y ¡uy! ni se digan las llamadas a las 12 de la noche el 31 de diciembre ¡no lo soporto!
    5. Los gorritos de reno o gorritos de  Santa Claus con barba
      Alguien me puede explicar a qué nivel de intoxicación etílica se debe llegar para que alguien acepte ponerse esos gorros en la cabeza.
      Pero no todo es negativo, así como al Grinch se le calentó el corazón y *spoiler alert* al final de la historia ama la navidad, yo también tengo un motivo por el cual cada año se me calienta el corazón: EL AGUINALDO.

 

 

© Copyright 2020 Romina Media. Aviso de privacidad