4 mitos que hacen invisibles a las mujeres en el trabajo

  • 1.1k Views
  • Comentarios desactivados en 4 mitos que hacen invisibles a las mujeres en el trabajo

Hace unas semanas (justamente el día de mi cumpleaños 15 agosto) tuve la oportunidad de platicar junto con Paula Villaseñor y Secret desodorantes sobre los mitos que nos hacen invisibles a las mujeres. 

Estas suposiciones son importantes notarlas para así, cambiar la narrativa y empezar a tomar acción. ¿O queremos que pasen 200 años para lograr la equidad de género? Supongo que no.

Mito #1 A las mujeres nos falta confianza, ambición y le tenemos miedo al fracaso

Excuse me! No somos menos ambiciosas en el terreno laboral y la “brecha de confianza femenina” no existe. No le tenemos miedo al fracaso y nosotras poseemos cualidades de liderazgo al igual que los hombres. La forma en las que son percibidas son lo que las detiene. 

¿Cómo hacernos visibles? 

  • Es necesario arreglar el sistema, no a las mujeres. 
  • No uses el comportamiento masculino como un estándar de “Así se debe ver un líder”. 
  • Las compañías tienen que re-pensar sus definiciones tradicionales de “liderazgo y ambición” ya que hombres y mujeres van a demostrar estos atributos de forma distinta. Tenemos que celebrar esa diferencia, no juzgarla. 
Mito #2 No hay suficientes mujeres calificadas para puestos directivos

¿Sabías que casi el 52% de los puestos profesionales a nivel entrada son ocupados por mujeres y  cursan el 40% de los MBAs ? Hay muuuchas mujeres calificadas y con ganas de tomar puestos grandes y complejos. Es increíble que las empresas no encuentren mujeres calificadas cuando constituyen el 46 por ciento de la fuerza laboral según el World Economic Forum.

¿Cómo hacernos visibles? 

  • Las compañías deben ampliar fuentes para adquirir talento y asegurarse de una fuerza laboral equilibrada.
  • Los líderes de la empresa desarrollen a los jóvenes de ambos sexos por igual y si detectan desigualdad investigar por qué.
  • Las compañías tienen que ser intencionales y creativas en sus procesos de contratación y sobre todo el crecimiento del talento femenino. 

Mito #3 La ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas son carreras de hombres 

Increíble que en pleno 2020 siga existiendo esta creencia. Incluso hay personas que dicen que hay carreras de guapas y de feas. ¡Háganme el favor! Según Laboratoria, en el sector tecnológico las mujeres representan sólo el 10% de profesionales en programación y 14% de profesionales en TICS (Tecnologías de la Información y la Comunicación). 

¿Cómo hacernos visibles? 

  • Mostrar a las mujeres exitosas en la tecnología como modelos a seguir para así, atraer a más. 
  • Apoya programas que animen a adolescentes a asumir roles del STEM. -A medida que la tecnología y ciencia se vuelven cada vez más importantes para el trabajo del futuro, tenemos que eliminar el sesgo de género en esta área no solo para que las mujeres crezcan en ella si no para que ACTIVAMENTE diseñen el futuro.

Mito #4 La vida doméstica y la crianza son trabajo de mujeres. 

En México, las mujeres emplean 35 horas más que los hombres a la semana en cuidado de sus familiares, mientras que ambos emplean el mismo tiempo a actividades como el estudio, generando una extensión de jornada de trabajo para ellas – INEGI Encuesta Nacional de Uso de Tiempo.   Así está la cosa en mi país. 

La realidad es que las tareas domésticas y el cuidado de los niños son trabajo de todos. 

¿Cómo hacernos visibles? 

  • Investigaciones demuestran que si los hombres comparten las tareas domésticas y el cuidado de los niños, a sus hijos les va mejor. 
  • Las políticas de maternidad deben incluir políticas de paternidad. El flex work (una nueva forma de trabajar en la que cada persona puede gestionar su trabajo según sus necesidades) debe de ser para hombres y mujeres, y debemos esperar que los hombres participen activamente en su vida familiar dándoles espacio y posibilidad de hacerlo para así, reducir la carga de las mujeres. 
  • Y lo más importante: cocinar, limpiar o lavar la ropa no es ni de hombres ni de mujeres, son actividades que ambos realizan. 

En conclusión: No necesitamos arreglar a las mujeres. Necesitamos desarrollar a hombres y mujeres de formas distintas por el simple hecho de que somos distintos. 

 Un mundo con igualdad de representación, donde las voces de hombres y mujeres pesen lo mismo traer comunidades que son más saludables, a los negocios les va mejor y el mundo es un mejor lugar para todos. 

Romina Sacre

Romina Sacre cree que la vida es para disfrutarla y compartirla pero sobretodo para reírse.

Portada

Newsletter

Podcast

Mantente conectadx

Lanzamientos

CANALES