Surfing: la práctica sexual que hará más intensos tus orgasmos

Así como en el surf, se aprovecha la intensidad de las olas para seguir adelante, lo mismo aplica en el momento donde sentimos que nos toca a la puerta el orgasmo.

 Existe una técnica sexual llamada surfing, que consiste en interrumpir el orgasmo justo cuando sentimos que llega. Esto con la finalidad, no de que se vaya, pero sí para colaborar a que el cuerpo y mente se enfoquen en otros puntos de placer. De tal manera que, cuando lo “dejes fluir”, el orgasmo será más intenso y prolongado.


¿La gran ventaja? Nos ayuda con algo en lo que socialmente seguimos promoviendo: conocer nuestro cuerpo y disfrutar de sus sensaciones, desgenitalizando la sexualidad. De igual manera, en el caso de las mujeres en fase de climaterio (menopausia), favorece una mejor lubricación y por ende, las relaciones sexuales dejan de ser dolorosas o incómodas.

 

¿Qué procede? Dominar la técnica no es tan complicado, sin embargo, requiere que como básico, trabajes algunos aspectos previos:

  1. Como siempre, no sobra y puede faltar: masturbarse. En este punto es súper importante empezar por acariciar todo el cuerpo para después moverse a los órganos sexuales e ir experimentando ritmos e intensidad, prestando atención a la respuesta corporal ante estos estímulos y estando consciente de la respiración.
  2. Usa el órgano más importante: la mente. Fantasear con situaciones que colaboran a la excitación, nos ayudará a llevarlas a la cama al momento de aplicar la técnica y así, distraernos un poco de las sensaciones corporales, para después retomar y culminar en el orgasmo que deseamos. Así que, en la vida diaria, ¡fantasea! Crea tus historias con lugares, personajes, escenarios, acciones, etc. Ten presente que, no es obligatorio cumplirlas, ¡por eso son fantasías!

 

Una vez que lo has logrado, aquí están las técnicas:

Mujeres: Cuando el cuerpo te avisa que estás por llegar: agitación de la respiración, aceleración del ritmo cardiaco, rigidez corporal, contracciones en el piso pélvico, ganas inminentes de orinar, etc., hay que dejar de estimular el clítoris o liberarse de la penetración y enfocarse en otras áreas del cuerpo en las que sientas placer, pero en menor intensidad, como por ejemplo, los pechos o la espalda.

Hombres: El cuerpo avisa de igual manera que en las mujeres y también, si está siendo estimulado el pene de manera oral o manual, hay que detenerse e irse a otras zonas como, por ejemplo, el pecho, muslos, abdomen, etc. De igual forma, si está penetrando, hay que salirse.

 Una vez que identificas claramente que viene el orgasmo y eres capaz de cambiar de estimulación, e ir de más a menos, puedes hacer maravillas, durante la penetración, como pasar de posturas de penetración profunda, que están a punto de hacernos llegar, a posturas de penetración más leve.

Recuerda que, como lo hacen en el surf con las olas, hay que ir fluyendo con el ritmo, pero del placer. Además de que la comunicación y asertividad sexual, desempeñan un papel crucial para lograr la técnica, así como disfrutar del proceso más que buscar frenéticamente el resultado, ya que requiere práctica, porque no siempre sale a la primera.


Tratándose de sexualidad, enfatizo que hay que ir de menos a más, pero en este caso, hay que ir de más a menos, y luego a más… Entonces, si buscas sentir orgasmos más intensos y que el placer se expanda, esta técnica es para ti, ¡disfruta!

 

 

 

Avatar
Fernanda Zarate

Sexóloga.

Escribe lo que buscas y presiona Enter