¿Qué tanto sabemos de los efectos psicológicos que tiene rentar un vientre?

Después de que los médicos le dijeran a Kim Kardashian que volver a tener un hijo de manera natural podría ser peligroso para ella y no sobreviviría, decidió acudir a la gestación subrogada para tener sus tercer y cuarto hijos. Como en el caso de Kardashian, existen mujeres en todo el mundo que acuden a la gestación subrogada como opción después de que sus médicos les han contraindicado el embarazo.

Existen diferentes maneras para referirse a esta práctica: “renta de úteros”, “gestación por contrato” y “maternidad subrogada”, aunque el que se ha planteado como más adecuado es “gestación subrogada”.

El pasado 08 de Enero la familia West reveló el sexo de su hijo que será niño.

Pero ¿qué es la gestación subrogada?

La gestación subrogada “es un contrato” a través del cual una mujer (a la que a partir de este momento llamaremos gestante o madre subrogada) acepta  gestar para una persona o pareja que tiene la intención de fungir como padre(s) o madre(s) de la niña o niño nacido(s) de dicho embarazo1. La gestación subrogada se puede dar de diferentes maneras: se pueden usar los gametos (óvulo y espermatozoides) de los padres intencionales o de donantes de gametos, o la misma mujer gestante puede aportar su material genético (se insemina artificialmente a la madre subrogada con esperma del padre y se usan los óvulos de la madre subrogada, por lo que la madre subrogada aporta parte del material genético). En ocasiones hay un acuerdo en el que como remuneración se paga a la gestante, la cual normalmente es reclutada a través de alguna agencia especial para ello o puede ser que la mujer lo haga de manera altruista (situación que se da normalmente entre amigos, conocidos o familiares).

Sarah Jessica Parker junto con su esposo optaron en 2009 por la gestación subrogada en la que tuvieron mellizas

La gestación subrogada es una práctica que aunque se ha presentado desde la antigüedad, no está libre de controversias, en la que convergen dilemas legales, éticos, sociales y psicológicos. La investigación acerca del tema es relativamente nueva y la práctica no es permitida o regulada en muchos países. Es por ello que se tiene poca información basada en evidencia científica acerca de cuáles podrían ser los efectos de la maternidad subrogada en las gestantes, los padres intencionales y los hijos.

Este texto no pretende discutir todos estos dilemas, ni pretende tomar una posición a favor o en contra de la gestación subrogada. Únicamente me centraré en lo que pasa en los hijos, retomando algunas preguntas que muchas personas se hacen: ¿cómo afecta psicológicamente a un niño haber sido concebido de esta manera? ¿El estado emocional de la mujer gestante puede afectar el desarrollo psicológico del bebé? Explicaré brevemente lo que se ha encontrado en los pocos estudios existentes acerca del impacto psicológico que pudiera haber en los hijos gestados a través de madres subrogadas.

Una de las personas que más investigaciones ha hecho acerca del tema es la Dra. Susan Golombok, del Centro de Investigación en Familia de la Universidad de Cambridge. Ella y su equipo han realizado estudios en los que han seguido a niños concebidos a través de gestación subrogada. Invitaron a su investigación a 69 familias y han evaluado en diferentes aspectos a sus hijos a los que han comparado con niños concebidos a través de la donación de un óvulo (pero gestados por su propia madre) o concebidos de manera natural. Cuando se les ha seguido por un año, no han encontrado diferencias significativas globales en el temperamento de los niños. A los dos años, se siguió a este mismo grupo de niños y evaluaron su desarrollo psicológico, que no difirió del de niños concebidos de manera natural o por donación de óvulos. A los 3 y 7 años de seguimiento tampoco se encontraron diferencias en el ajuste psicológico2-6.

Otro grupo de estudio en el Reino Unido encontró la misma tendencia. Shelton y colaboradores7 se enfocaron en determinar si existen más problemas de ajuste en los hijos de madres subrogadas, por ejemplo, problemas de conducta, depresión, ansiedad o déficit de ansiedad. Siguieron a 21 niños nacidos por gestación subrogada y los compararon con niños nacidos por otros métodos. No encontraron más problemas de ajuste en uno u otro grupo.

Generalmente la gestación subrogada es la última de las opciones planteadas para las parejas con problemas de fertilidad, por lo que si es el caso, es común que las parejas ya hayan intentado sin éxito otros métodos y hayan pasado por un camino largo, de muchos obstáculos y estresores en su búsqueda por procrear.

“El que ha deseado tener otro hijo o ha querido niños, sabe que lo decepcionante es el dolor y la pérdida que se sufre cuando uno lo intenta y no puede” Nicole Kidman

Por ello, la gestación subrogada trae consigo una complejidad de aspectos psicológicos que es imposible abarcar en este pequeño texto. A diferencia de un programa de donación de óvulos en donde la pareja no conoce a la donadora, quienes optan por la gestación subrogada sí conocen a la gestante y suelen mantener una relación con ella. Incluso un grupo de familias han decidido que sus hijos sigan teniendo relación con la madre subrogada y convivan de manera armoniosa. De esta manera, es muy probable que emerjan temas psicológicos que puedan no ser tan evidentes o que es difícil evaluar a través de pruebas tradicionales y que requerirán un análisis más profundo.

No podemos llegar a conclusiones definitivas pues la mayor parte de los estudios tienen aún limitaciones metodológicas. Sin embargo, lo que hasta el momento nos dice la investigación acerca del tema es que no hay datos empíricos que nos lleven a suponer que la gestación subrogada tenga un efecto negativo en el desarrollo psicológico del niño.

  • 2. Golombok S, Murray C, Jadva V, MacCallum F, Lycett E. Families created through surrogacy arrangements: parent-child relationships in the 1st year of life. Dev Psychol 2004; 40:400 –411.
  • 3. Golombok S, MacCallum F, Murray C, Lycett E, Jadva V. Surrogacy families: parental functioning, parent-child relationships and children’s psychological development at age 2. J Child Psychol Psychiatry 2006a;47:213– 222.
  • 4. Golombok S, Murray C, Jadva V, Lycett E, MacCallum F, Rust J. Non-genetic and non-gestational parenthood: consequences for parent-child relationships and the psychological well-being of mothers, fathers and children at age 3. Hum Reprod 2006b;21:1918– 1924.
  • 5. Golombok S, Readings J, Blake L, Casey P, Marks A, Jadva V. Families created through surrogacy: mother-child relationships and children’s psychological adjustment at age 7. Dev Psychol 2011;47:1579 –1588.
  • 6. Golombok S, Blake L, Casey P, Roman G, Jadva V. Children born through reproductive donation: a longitudinal study of psychological adjustment. J Child Psychol Psychiatry 2013;54:653 –660.
  • 7. Shelton KH, Boivin J, Hay D, van den Bree MBM, Rice FJ, Harold GT, Thapar A. Examining differences in psychological adjustment problems among children conceived by assisted reproductive technologies. Int J Behav Dev 2009;33:385– 392.

Escribe lo que buscas y presiona Enter