¿Hasta que la deuda nos separe?

Cada vez son más las parejas que deciden vivir juntas sin casarse y aunque es un paso muy importante, casi como un matrimonio, tiene nuevas responsabilidades que deberían de saber enfrentar de una manera muy objetiva para eventualmente evitar futuros problemas, pero sobre todo para tener un mejor aprovechamiento de los bienes que comparten ambos.

Paso 1. Proyección de gastos
El primer paso es definir la situación en la que se encuentran al momento de tomar la decisión de irse a vivir juntos, una gran ayuda sería armar cada uno por separado su proyección de gastos que se puede hacer con la fórmula que compartí hace algunos meses:

INGRESOS – GASTOS FIJOS – AHORRO LARGO Y CORTO PLAZO = GASTOS VARIABLES

De esta manera se puede hacer un análisis de los gastos fijos, cuáles se podrán compartir y sobre todo qué ahorros se tendrán ya que de dos casas pues ahora sólo se tendrá que pagar por una.  No te preocupes no es necesario que en este momento compartan ingresos si así no lo quieren, aunque me parece muy importante que ambos sepan perfectamente bien cuánto gana el otro, es parte de la confianza y de la planeación, pero este es un blog de finanzas y no de relaciones así que ahí muere este tema jaja.

Paso 2. Dónde van a vivir
El segundo paso debe de ser tomar la decisión de dónde van a vivir, aquí deben de considerar un montón de variables por ejemplo, si alguno ya cuenta con una vivienda propia, si esta tiene una hipoteca, si el espacio que tienen es suficiente para su futura vida juntos, sí tienen animales, si existe un contrato de renta activo para alguno de los dos, la ubicación del trabajo de ambos y los costos que conlleva trasladarse, en fin, es aquí en donde se tienen que sentar a plantearse cuál es la mejor situación para ambos pero sobre todo monetizarla.  El poner un nuevo costo a su nueva vida los ayudará a tomar mejores decisiones y sabrán que pueden y que no pueden hacer en un principio.

Paso 3. Definir gastos inmediatos
Hay que poner en números cuánto va a costar vivir juntos y con qué bienes ya cuenta cada uno. Es decir, electrodomésticos, muebles, decoración, vajilla, etc.  Con esto se puede definir qué gastos inmediatos se tienen que hacer para poderse ir a vivir juntos.  Recuerden que habrá ahorros de cualquiera de los dos lados ya que se dejará de pagar una renta y servicios de alguna de las dos casas, a menos de que alguno de los dos sea su primera vez viviendo solo.

Antes de seguir, relájate, respira, no pasa nada, muchos hemos pasado por este proceso y te prometo que las cosas salen y todo se acomoda, pero si eres organizado y tienes el tema muy platicado evitarán futuros malos entendidos y gastos sorpresa.

Hasta el momento ya hemos considerado los ingresos y gastos, también ya tienen definido que aporta cada uno a esta nueva vida juntos lo cual les da un panorama en el cual se pueden tomar decisiones informadas sobre cuál será su dinámica, sé que suena muy by the book, pero les prometo que mientras más platiquen esto antes de tomar la decisión, su relación no tendrá sorpresas en un futuro y esto evitará enormes malos entendidos, ¡se los dice alguien que lleva viviendo con su esposo ya más de ocho años!

Paso 4. Haz acuerdos y nuevas proyecciones de gastos
Todo en la vida es cuestión de hacer acuerdos, la idea no es dividirlo todo 50/50 porque sí, se trata de evaluar salarios, ingresos de cada uno y dividirlo de manera equitativa. Es aquí en dónde ahora pueden hacer una nueva proyección de ingresos y gastos en conjunto.  Les sugiero traten de poner la mayor cantidad de gastos fijos que puedan, renta, hipoteca, luz, gas, Sky, internet, mantenimiento, etc, etc, etc.  Y definan qué monto mensual tendrán que aportar ambos para cubrirlos todos, también definan cómo se entregará este monto y quién será responsable de hacer los pagos. Pongan montos y fechas específicas. Es aquí en dónde se pueden tomar más decisiones con respecto a su nueva estructura, empezando porque podrían tener una cuenta mancomunada en donde ambos depositen y ambos tengan acceso a la misma.

Las finanzas en pareja es un tema extenso prometo la próxima semana explicarles la segunda parte en donde entra el tema de cuentas, hipotecas y ahorros mancomunados. No habrás firmado en el registro civil, ¿pero estarás lista para firmar ante tu banco?

Escribe lo que buscas y presiona Enter