Hasta que la deuda nos separe. Parte II

Hace un par de semanas estábamos hablando justo de lo que ibas a necesitar para re acomodar tus finanzas en pareja justo cuando toman la decisión de irse a vivir juntos, si no lo has leído te sugiero vayas a hacerlo para que puedas entender todo lo que ya vimos.

Nos quedamos justo en la parte en donde ya tenían definido dónde iban a vivir, qué gastos iban a tener, qué contratos o prestación de servicios iban a mantener, en fin… ya se estaban poniendo de acuerdo en qué le correspondía a cada quien y como lo iban a solventar, y justo solo hablé de poder tener una cuenta mancomunada que es de aquí de dónde quiero partir. 

La realidad es que no se necesita tener una cuenta en común, mientras estén organizados cada uno puede llevar a cabo los pagos que le correspondan desde su propia cuenta, pero hoy evaluaremos la opción de abrir una cuenta mancomunada y otros elementos más para poder empezar a llevar unas finanzas en pareja.

La primera pregunta ¿Estás listo para firmar ante tu banco?

Eso sólo lo pueden definir ustedes dos, mi sugerencia es que una cuenta mancomunada, a la cual los dos tengan acceso y puedan firmar, es una gran prueba de confianza entre ambos. Es un claro ejemplo de quién da o quita a la relación, quién se preocupa por la misma y es lo suficientemente responsable como para mantenerla.  La realidad es que no tengo estadísticas de qué tanto esto se tenga en pareja, pero definitivamente sé que TODOS los bancos ofrecen un producto mancomunado en donde dos titulares pueden hacer uso de una misma cuenta por lo que ¡no soy la única loca que la tiene!

En este caso les sugiero que vayan al banco, puede ser el banco de alguno de los dos o un tercero del cual quieran conocer un poco más sus servicios, alguno que pudieran haber escuchado que su banca electrónica está muy bien o en donde alguno de los dos tenga ya cuentas.  El abrir una cuenta no debe de tener ningún tipo de costo y solo les deben de exigir mantener un monto mínimo de inversión, tengan cuidado con esto sobre todo si será una cuenta puente en la que solo tendrán el dinero que se necesite para pagar ciertos gastos.

Esta cuenta la pueden consultar los dos, pueden hacer depósitos o retiros dependiendo de las necesidades, pero sobre todo pueden direccionar muchos de sus gastos a esta misma.  La verdad es que sería una cuenta que sirve para dar un poco de estructura a su relación. Después de un par de años teniéndola puede ser que se animen a sacar una tarjeta de crédito en común o que alguno haga al otro adicional de su tarjeta de crédito.

¿Vale la pena sacar un crédito en pareja?

Esta cuenta puede ser un primer paso para tomar una decisión aún más importante, ¿le darías un crédito a tu relación? Puede ser que los dos estaban rentando y al decidir irse a vivir juntos hayan decidido compartir la renta, pero después de un par de años y una cuenta en común deciden hacerse de un bien inmueble para los dos.

Hace ya algunos meses hablé de los diferentes créditos que otorgan tanto las instituciones privadas como públicas en nuestro país por lo que te sugiero lo leas para entender qué opciones tendrían disponibles.

El que no estén casados no significa que no puedan adquirir una hipoteca juntos.  Tampoco es necesario que obtengan un préstamo para los dos, puede estar a nombre de uno y entre los dos pagar las mensualidades o que sea uno sólo el que se haga cargo, en fin, este punto como todo lo demás que hemos platicado depende al 100% de los consensos y arreglos a los que puedan llegar como pareja. Tanto la cuenta en común como un crédito hipotecario son herramientas que significarían un gasto fijo en su nuevo esquema de gastos de pareja. 

Ya también hablamos de los ingresos en conjunto que definitivamente derivarían de convertirse en unos DINKIES (double income no kids), o sea dobles ingresos y sin niños asumiendo que todavía no tengan hijos, pero me gustaría terminar este tema hablando del único punto que nos hace falta que es llevar a cabo una inversión en pareja.

La inversión puede ser de diferentes cosas, puede ser desde desarrollar un negocio en conjunto, hasta invertir en algún tipo de producto financiero o comprar un departamento (con todo y su hipoteca incluida) y rentarlo como un futuro generador de ingreso en conjunto, o hasta invertir en el negocio que ya tiene tu pareja, en fin, hay mil opciones que definitivamente les generaría un beneficio en el corto, mediano o largo plazo.

Hacerse de una cuenta en común, una hipoteca o una inversión en pareja demuestra un compromiso importante el uno con el otro.  Poner las cosas por escrito y sobre todo tener acuerdos formales de cómo y de qué manera manejaran esto, podrá ser en un principio incómodo, pero a la larga les dará mucha seguridad y abrirá opciones para poder seguir haciendo cosas en conjunto.  Sean claros y no sean abusivos, sean respetuosos y justos, pero sobre todo sean honestos y recuerden la regla de oro:  NO HAGAS LO QUE NO TE GUSTARÍA QUE TE HICIERAN.

Escribe lo que buscas y presiona Enter