¿En qué momento nos dejó de importar conectar con otros?

Roxana Ramos mejor conocida como Taquitojocoque es una artista mexicana nacida en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Desde Chile tuvimos una conversación con ella acerca de su arte, la vida y las cosas que sorprendentemente pueden hacer que dos personas conecten.  Platicamos sobre cómo las fronteras personales entre un ser y otro pueden cruzarse encontrando puntos de encuentro, cosas en común que siempre -con un poco de interés-  se logra.


Actualmente vivo entre dos países, México y Chile. La verdad es que nunca me había sentido tan mexicana como ahora que vivo en otro país. Me tocó crecer con lo gringo, mi arte y mi vida están muy influenciados por esa cultura, pero conforme me fui alejando  más y más del norte me acerqué más a las tradiciones mexicanas. Ahora que vivo en Chile valoro mi país porque me da otra perspectiva de cómo es el mexicano, porque seamos honestos, nadie ama tanto su cultura como él.

Esta distancia me ha permitido tener más espacios para producir, crecer creativamente y volver a conectar con otras personas. La razón que me trajo a Chile fue un amor,y a nuestra edad podría parecer para muchos un acto irracional o arriesgado modificar tu vida por un compañero de vida, pero si algo he aprendido es que las cosas que valen la pena requieren de trabajo y esfuerzo. Al final lo que te cuesta, es lo más sólido. Al llegar a este país, tenía la fantasía de que sería muy fácil encontrar  proyectos en los que pudiera colaborar y hacer nuevos amigos, para mi sorpresa no fue así. Al principio pensaba que tal vez era yo la del problema, algo estaba haciendo mal que las cosas no fluían. La gente no contestaba mis correos, ni aparecían amigos nuevos. ¿Cuándo se volvió tan difícil conectar con otros?

La realidad es que platicando con mis amigas, me doy cuenta que el ser humano se ha vuelto muy exigente hacia otros, tenemos expectativas imposibles, completamente irreales de situaciones o parejas que a la larga nos impiden conectar porque no cumplen con esa lista que tenemos incrustada en la cabeza.  Ahora lo digo muy fácil, después de 5 años de psicoanálisis y de domar mi naturaleza radical que ser Libra me dio, estoy convencida que compartir con una pareja, amigos o gente random enriquece cualquier experiencia.

Hace poco tuve una experiencia muy bonita con un niño de 11 años diagnosticado con Asperger. Todo comenzó porque su mamá me escribió para compartirme que su hijo había hecho un trabajo de la escuela, que consistía en un dibujo, y se había inspirado en mi obra. Me conmovió mucho, jamás imaginé que mi trabajo le llegara a los niños, mucho menos que lo estuviera presentando en la escuela. A partir de ese encuentro nació un libro para colorear que hice en conjunto con él.  Con esto lo que quiero compartir es que entre seres humanos, siempre hay un punto de encuentro, seas gay, heterosexual, feminista, hombre, mujer, niño o persona con capacidades diferentes, basta con preguntarse ¿desde mis posibilidades, qué puedo hacer?

Tengo una parte que me gusta compartir y conectar a través de mi trabajo. Mi obra para mí es como un diario de las cosas están pasando en mi vida, y he tenido la suerte de que la gente conecte con eso. Me pasó con el dibujo que hice de “Te amaba y me chingaste” porque a todos nos ha pasado, todos hemos vivido el desamor. Como artista siempre estás muy sensible y abierto.

Para mi es importante en una generación como la de ahorita que  la gente hable y cuente historias. Nadie cuenta ya nada por miedo a que lo juzguen, nos hemos convertido en una sociedad que siempre tiene una opinión en redes, pero no lo lleva a cabo. Es importante que nos identifiquemos, que reconectemos y veamos más allá de nuestras necesidades, hay que voltear a ver al de al lado.

Me tocó estar en Chile para la marcha del #pride y me conmovió mucho ver a gente pequeña, niños, familias heterosexuales y homosexuales con sus hijos en carriolas marchando por una causa que nos concierne a todos: derechos humanos y equidad. Antes de rechazar, de creer que no somos capaces de conectar con otros preguntémonos ¿qué estoy haciendo yo para mejorar esto? ¿de qué manera puedo ayudar? Y déjense sorprender, no hay nada más alentador que darte cuenta que nunca se es demasiado viejo, ni demasiado extranjero para conectar con el mundo.

Escribe lo que buscas y presiona Enter