El jabón ideal y todo lo que estás haciendo mal al bañarte

La piel es el órgano más grande que tenemos y la encargada de protegernos de bacterias, regular la temperatura del cuerpo así como a través de la producción de melanina nos protege de los rayos uv. Hace poco escuché a una tía decir que ella se lavaba el cuerpo con Jabón Zote, (si el mismo con el que se lava la ropa) y de ahí surgió mi inquietud por saber si esto era una atrocidad o no.

¿Por qué es importante cuidar el jabón con el que lavamos el cuerpo?
Aquí la respuesta. La piel tiene un pH ácido que varía entre 4.5 y 5.5, mantener el pH balanceado permite que tu piel esté libre de bacterias, hongos o diferentes enfermedades de la piel, es decir, la mantiene sana y lista para seguir trabajando. Los jabones deben de contener sustancias químicas conformadas de ácidos grasos y alcalinos (mismos que se encuentran en la epidermis) esta combinación de ácidos es lo que permite limpiar partículas de suciedad.

Imagina que hay jabones tan agresivos que es como si le quitaras el teflón de un sartén a tu piel….sin el teflón ya no sirve, lo mismo pasa cuando utilizas jabones muy abrasivos, le estás quitando a tu piel la barrera de grasa natural dejándola indefensa y propensa a irritaciones, resequedad o ronchas. A largo plazo, al descuidar la piel del cuerpo estás acelerando el proceso de envejecimiento.

¿Cómo elegir el jabón adecuado para mi tipo de piel?
Es importante que te fijes en los ingredientes que contiene tu jabón, asegúrate de que el pH oscile entre 4.5 o 5.5. Un jabón neutro tiene un pH de 0 lo que significa que no va a dañar tu piel pero tampoco la va a nutrir.

Si tu tipo de piel tiende a ser grasa busca que tu jabón contenga ácido salicílico o gluconato de zinc, estos ingredientes ayudan a exfoliar la piel.

Si tu piel es seca entonces necesitas ingredientes como ceramidas que aportan lípidos que la piel carece para mantenerla hidratada.

Para una piel es sensible puedes usar un jabón más ácido (ph 6 a 7) que contenga ingredientes como agua termal o minerales que ayudan a calmar la superficie del cuerpo.

Existen problemáticas de la piel más complejas como lo es el eczema o dermatitis atópica que se refiere a una inflamación extrema de la piel y debe de tratarse con un dermatólogo. Sin embargo lo recomendado para este tipo de pieles que carece de hidratante natural, es importante que el jabón no contenga conservadores ni colorantes y buscar que incluya sustancias calmantes como avena y minerales.

Lo recomendado por dermatólogos es utilizar un Syndet que es un sustituto de jabón, funciona como un detergente sintético pero su fórmula es lo más apegada al pH natural de la piel y no contiene jabón de manera que la limpieza es súper suave.

Qué signos pueden estarte hablando de que tu piel está teniendo una reacción al jabón y debes cambiarlo:
-Pieles que se vuelven más secas.
-Enrojecimiento o comezón al salir de bañarte.
– Aspecto opaco o blanquesino de la piel.
-Escamas.

¿Es mejor usar un jabón de barra a uno liquido?
Ninguno es mejor que otro, depende más de qué sea más práctico para ti. Los jabones líquidos se distribuyen mucho mejor en la piel y por lo tanto duran más, pero ambos son recomendables.


¿Puedo usar el mismo jabón para la cara y el cuerpo?
Sí, siempre y cuando no tengas un problema de acné. Mientras tu piel sea normal, los detergentes sintéticos Syndet funcionan perfecto.

¿Es recomendable usar un jabón antibacterial?
Las bacterias responden al olor, si hueles feito probablemente signifique que hay una sobre población de bacterias. Si no tienes un problema de sobre población te vas a llevar las bacterias buenas también. Lo recomendable es que pases el jabón antibacterial por las zonas donde el sudor se acumula: superficies al aire libre, axilas, pies, genitales sobre todo el días de mucha actividad o si hiciste ejercicio, para eliminar el exceso de bacterias.

Existen algunos mitos sobre cómo debes lavarte el cuerpo que lo único que provocan es que dañes tu piel. Ten presente lo siguiente:

  1. ” Si no hace espuma no limpia” esto es falso. Entre más sosa (es lo que produce la espuma) contenga tu jabón más riesgo tiene a irritar, así que si no produce tanta espuma, es algo positivo.
  2. “Si no te tallas fuerte no te estás limpiando bien”. Mentira. No es necesario rasparte la piel para limpiarla, basta con que pases tus manos con la espuma del jabón para eliminar bacterias.
  3. “El agua caliente mata bacterias”. Si poner el agua a hervir seguro que matará muchas bacterias, pero en cuanto a tu piel lo único que ocasionará es resecarla. Lo mejor es que te bañes con agua tibia.

Así que ya saben el jabón con el que te bañas SÍ importa, por favor no anden experimentando como mi tía y cuiden su piel. 

 

Con información de la Dra. Paula Torres Camacho 
Dermatóloga y Dermato Oncóloga 
Hospital Ángeles Acoxpa 
Clínica de corta estancia Dalinde 

Escribe lo que buscas y presiona Enter