Deja de parir chayotes con tus deudas y entérate qué hacer para pagarlas

Empecemos por entender que es la “Cuesta de Enero”, este término se aplica a la resaca que existe en enero después de haber gastado más de lo habitual en diciembre.  Por lo general es en enero cuando llegan los estados de cuenta de todo lo que compraste o disfrutaste en diciembre. 

Por ejemplo: El 8 de diciembre era una buena idea ir a la venta nocturna y comprar todos los regalos para tu familia. El 15 te parecía una excelente idea irte a cenar con tus cuates de prepa e invitar una ronda (esto se repitió con los de la Universidad y con los compas del trabajo). El 17 decidiste ir a La Europea a comprar todo el alcohol para tus festejos. El 22 en las compras de pánico te pareció genial que Santa Claus te trajera a “Alexa” como tu propio regalo de Navidad.  Pero el 15 de enero que el estado de cuenta refleja todas esas compras en un mismo mes te das cuenta que ¡ni el aguinaldo te puede ayudar! Eso es la cuesta de enero, empezar el año bajoneado porque tendrás que limitarte en muchas cosas para poder cubrir tus gastos de diciembre.

Hagamos un pequeño test…

¿Qué tan bien te portase con tus gastos de las fiestas decembrinas?

A) Lo hice perfecto, desde septiembre que empecé a leer tus posts separé mis gastos variables y pude calcular perfecto cuánto dinero tenía para poder gastar en regalos, cenas navideñas, ugly sweaters, alguno que otro berrinchito. Todo esto sin tener que usar mi aguinaldo o bono de fin de año, ese se va directo a mis ahorros.

B) Bien, la verdad es que si me excedí un poco, no lo tenía todo contemplado, pero con el aguinaldo y/o bono salí sin problemas y puedo cubrir mis gastos de diciembre sin necesidad de pagar intereses.

C) Fatal, si no fuera por el aguinaldo no tendría manera de cubrir los intereses ni ahorrando los primeros tres meses del año.

D) Olvídalo, estoy leyéndote porque necesito un crédito solo para cubrir mis gastos de diciembre. 

Si contestaste A, ¡felicidades! Es muy difícil lograrlo, pero de verdad que es posible y entonces enero se convierte en solo un me más del año en dónde ya sabes que tus gastos serán mucho más elevados por tener que pagar las tarjetas de diciembre.

Si contestaste B, ¡también felicidades! Cambiar de hábitos y lograr tener una buena organización financiera no es fácil. Tu aguinaldo o bono es el fruto de tu trabajo, se vale gastarlo como hayas tenido ganas, solo espero que realmente le hayas sacado provecho.

Si contestaste C, estoy segura eres la media nacional.  Ni modo hay que reconocer que somos buenos para la fiesta, los más espléndidos dando regalos y a veces lo hacemos sin considerar las consecuencias.

Si contestaste D, ¡no te pases!  Empezar el año con deudas no es la mejor manera de hacerlo, al contrario, puede ser que el resto de tu 2019 se vea afectado por esta situación ya que como lo comentamos en el post de las tarjetas de crédito los intereses que se generan en estos instrumentos de financiamiento son altísimos por lo que seguramente tardaras algunos meses solo en ponerte al corriente. 

Tienes un nuevo propósito aún más importante que bajar 7 kilos: Liquidar el 100% de tus tarjetas antes de que termine febrero o lo antes posible, te recuerdo que los intereses se van acumulando y la idea es liquidarlos lo antes posible para poder dejar de arrastrar los gastos de diciembre lo que resta del año.  La mejor manera de hacerlo es:

1) Haz tu planeación financiera del resto del año
Aquí necesitas además de tus gastos fijos contemplar si hay algún gasto extra que debas hacer como regalos de cumpleaños, pagos de seguros o cualquier otro pago extemporáneo para planearlo con tiempo.

2) Disminuir tus gastos (igual te ibas a poner a dieta, ¿no?)
Esos lujitos como cenas, compras en Miniso, las baratas de Zara, debes de ponerlas en pausa hasta que liquides tu deuda, de lo contrario no saldrás nunca del lodo.

En un mundo ideal tus gastos variables -es decir los gastos que no son recurrentes, o puesto en palabras aún más mundanas los regalos de Navidad y las cuentas de los festejos Navideños- los debiste de haber contemplado desde antes y sobre todo moderado a cantidades que sabías podrías cubrir con facilidad sin descuidar tus gastos fijos.  Sé que suena más fácil dicho que hecho, pero esa es la idea de estos posts que tengas una organización financiera tan buena que ni las festividades Navideñas afecten tus finanzas. 

Recuerda que lograr unas finanzas sanas es cuestión de práctica. La idea es ir creando hábitos.  No es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana, pero en cuanto te des cuenta que esta organización te permite hacer mucho más de lo que tenías contemplado, solo por haberlo planeado verás que vale la pena estar haciendo un constante análisis de tus gastos fijos y variables.

¿Sigues pensando que sola no puedes? ¿Crees que dejar de vivir la quincena al límite es algo que no va a cambiar? Tenemos buenas noticias para ti, de la mano de Romina Media estaré dando un taller del ABC para lograr unas finanzas sanas que te ayudará a través de ejemplos reales a administrarte mejor y planear todas tus finanzas del 2019.

Escríbe a info@rominamedia.com para pedir informes sobre este taller que se impartirá el 9 de Febrero de 10:00-13:00hrs.

Escribe lo que buscas y presiona Enter