Coyote Lake: Sara Seligman nos habla sobre dirigir una película de crimen e inmigración en tiempos de Trump.

Si les contara mi historia con Sara Seligman (Sasa como yo le digo) podría escribir un libro. Llevamos 14 años de amistad y fuimos roommates en Nueva York por 5 años. Creo que hay pocas personas que conocen a Sasa como yo la conozco y viceversa, y el hecho de que hoy estrene su opera prima en diferentes cines de Estados Unidos, es un sueño hecho realidad para mi también porque he compartido todo ese esfuerzo de ver su película materializada. 

Coyote Lake, una película que trata sobre la relación entre madre e hija, y su complicidad alrededor del crimen, es una película estelarizada por Camila Mendes (Riverdale) y Adriana Barraza (Nominada al Oscar por Babel y mamá de Gael García en Amores Perros). Tardó 10 años en realizarse, desde el primer draft que escribió Sasa, y puedo presumirles, que el corto que inspiró el largometraje lo hice yo en el 2007. O sea yo fui la primera Esther en mis años más jóvenes.

Sasa, de mamá colombiana y papá suizo pero nacida en Cuautla, Morelos, porque así de internacionales son sus papás, quiso ser bailarina profesional pero la vida la llevo a estudiar actuación en la escuela de Tv Azteca (antes llamada CEFAC) que fue donde nos conocimos. Era roommate de mi ex novio, así que la veía bastante seguido, y cuando nos corrieron del CEFAC (no por malas actrices sino por un contrato de explotación laboral que no quisimos firmar), nos fuimos a Nueva York a estudiar actuación por tres meses a Lee Strasber Theatre Film Institute. Llevábamos dos semanas viviendo en un hostal (en lo que nos daban el departamento) cuando nos dijimos que teníamos que hacer hasta lo imposible por quedarnos más tiempo. Y así fue, del 2005 al 2010 Nueva York fue nuestra casa.

Como desde entonces éramos bien creativas, hacíamos nuestros propios proyectos que iban desde cortometrajes hasta series web. Incluso, la película de Plan V que se estrenó el año pasado protagonizada por Natasha Dupeyron y José Pablo Minor, nació en uno de nuestros debrayes. V Factor era el título original y quién iba a decir que 8 años después la veríamos en el cine (ese guión no fue totalmente nuestro, la idea original sí pero después le metieron cuchara como otros seis escritores y por eso quedo como quedó…GENÉRICO).

El punto es que sé lo trabajadora e intensa que es Sasa, como ha conseguido todo lo que ha querido a base de esfuerzo. Cuando empezó a estudiar cine en New York Film Academy supo que quería ser directora y contar historias de mujeres. El año pasado la alcancé en Austin, Texas, donde fue la filmación de Coyote Lake para acompañarla en el set. Era importante para las dos compartir ese triunfo. Conocí a Adriana Barraza y comí con Camila Mendes, y las dos me parecieron unas tipazas. No tenía idea de lo famosa que es Camila porque no se comporta como una diva o una persona famosa, al contrario fue lo más buen pedo. Así que llegó el día del estreno y quería platicar con Sasa de lo que ha sido y lo que es, que por fin, ¡POR FIN! se estrena Coyote Lake.

Romina: Hola zorris ¿cómo estás?
Sasa: Super nerviosa…ni pedo, quería hacer una película, ahora me atengo a las consecuencias (risas).
R: Esta cabrón…por fin.
S: ¿Cómo le haces con los haters? ¿Cómo le haces con los malos reviews? ¿Cómo le hago para que no me afecte?
R: Obvio te afectan…están metiéndose con tu trabajo, es normal que te duela.
S: ¿No hago nada? ¿me aguanto?
R: Ya no los leas…¿dónde te hatearon?
S: Los reviews…han salido como cinco, muy buenos, otro regular y uno de plano se dejaron ir, de que somos unos pendejos.
R: ¿Quién escribió ese review?
S: Un blog de un estudiante de cine.
R: ¡Ah! te da igual
S: Lo bueno es que los reviews regulares son del Hollywood Reporter. Si fue feo…sentí feo.
R: Ya no te enfoques en eso…es tu primera película, hay que enfocarse en lo positivo.
S: Tienes razón…¡No lo puedo creer!

R: Vamos a empezar a hablar de la película.
S: ¿ya vas a empezar a ser profesional?
R: Si…cuéntame del proceso de escribir la película.
S: La idea surge de un artículo de periódico que contaba la historia de una madre que mataba soldados durante la Primera Guerra Mundial en Francia para robarles su dinero. Usé esa historia para hacer un cortometraje mientras estudiaba cine…
R: Bendito el fruto de tu vientre, donde yo actúo…
S: Exacto, tú eres la Esther original, Camila Mendes hizo el remake.
R: ¡Claro, la primera versión de Coyote Lake la hice yo! Me debo sentir orgullosa.
S: Ese corto lo hicimos en el 2007, hace 12 años…

R: ¿Siempre tuviste en mente que esa historia fuera tu opera prima?
S: Sí, y mi sueño era que Adriana Barraza actuara en mi película. En ese año la nominaron al Oscar por Babel y yo quería que ella fuera Teresa.
R: Se te cumplió güey…
S: Sigo sin creerlo. Adriana es una gran persona, es muy generosa y obvio sumamente talentosa, pero eso ya lo sabíamos…Lo que yo no sabía era que fuera tan generosa con su tiempo, con su sabiduría…Ella fue la primera actriz que fue parte del proyecto, ella aceptó desde el 2016 y la película se filmó en 2018. Hablamos mucho de la película, de los temas, de lo que trataba…de películas y libros que tenían el feeling de la historia, incluso de Edward Munch (artista), y fue mucho tiempo de hablar sin saber 100% si sí se iba a filmar la película o cuándo sucedería. Hasta que la vi en el set me creí que era real, que Adriana Barraza iba a estar en mi película. Tiene una energía cariñosa…todos los actores hablaban por horas con ella. Trabajar con ella fue maravilloso.
R: Incluso Camila hablaba mucho de Adriana.
S: Adriana inspiró a todos en el set. Siempre fue muy respetuosa , jamás me dijo cómo hacer mi trabajo, y en últimas es lo más importante, dirigir disfrutando.

R: ¿Y con Camila?
S: Camila es una de las protagonistas de Riverdale, y el papel de Esther es totalmente distinto, no solo no usa makeup, sino que me sorprendió ver una actriz tan joven comprometida con su trabajo. Desde su expresión corporal para cambiar la persona que es, hasta la psicología del personaje. Es muy divertida, la pasamos muy bien, es talentosa y trabajadora. 
R: ¿Crees que si esta película la hubiera dirigido un hombre sería distinta? ¿Cómo afectó tu visión femenina al hablar de estas protagonistas mujeres?
S: Yo creo que todo viene desde el guión. Te das cuenta luego, luego cuando un personaje de mujer lo escribe un hombre. A pesar de que Tom Bond es una persona educada no es sexista ni nada, hay clichés. Sí era importante que hubiera mujeres productoras, que la directora fuera mujer porque la conversación era muy diferente cuando hablábamos de la relación entre madre e hija. Adriana y yo hablamos un montón de eso…no estoy diciendo que la película fuera mala si la hubiera dirigido un hombre solo diferente.

R: Llevas viviendo en Los Ángeles desde el 2001, a pesar de que tienes tu Green Card sigues siendo una migrante en Estados Unidos ¿fue tu intención tocar ese tema en la película?
S: No fue mi primera intención, pero está versión se empezó en el 2012. Mi intención era enfocarme en la relación madre e hija, y me gusta poner a los personajes en situaciones extremas porque es muy fácil juzgar a las personas cuando están en situaciones extremas pero no sabemos cómo vamos a actuar en ese momento.
R: Como nos repetían en la escuela de actuación, ir hasta las últimas consecuencias…
S: ¡Exacto! Yo quería ver cuáles eran las últimas consecuencias de una relación donde la madre y la hija son cómplices de un crimen. Y el tema es universal, todos nos podemos identificar con respecto a la relación con nuestra madre, y no importa cómo sea tu mamá, uno puede decidir qué te funciona en la vida y que no. 

El tema de migración lo entiendo porque he vivido en Estados Unidos los últimos 14 años. Tengo muchos amigos que son mexicanos pero no conocen México y están en un limbo cultural….y pasó que estábamos en medio de la pre producción de la película cuando a Trump se le ocurre decir que los mexicanos éramos unos violadores y narcotraficantes, y entonces empecé a cuestionarme si debía o no hacer la película, cuál era mi responsabilidad social como directora mexicana de hacer una película donde los latinos son criminales así como Trump dice que somos criminales y por qué apoyaría yo esa narrativa cuando obviamente no todos somos criminales.

No sabía si quería hacer la película o no, quería abandonar el proyecto, eso sucedió justo cuando Adriana dijo que sí a la peli…La verdad es que Trump no inventó el racismo, los que opinan que los latinos somos criminales no van a ver mi película. Parte importante de Coyote Lake es que a pesar de que en efecto son criminales, son humanos, complejos, tienen lados bondadosos y lados negativos, como todos los humanos. Todos podríamos terminar en un lugar así, la seguridad es muy frágil y cuando se trata de sobrevivir la gente llega a hacer cosas que jamás hubieran pensado.

R: ¿Estás lista para estrenar tu película?
S: No me la creo pero estoy nerviosa…es como si dejaras que la gente leyera tu diario, de que te juzguen y qué van a decir, y es difícil no tomártelo personal.
R: ¿Qué pensaste cuando la viste?
S: La veo y la quiero editar, cambiar la música, si no fuera por los productores seguiría en post producción. Me cuesta trabajo no juzgarme, fue una filmación de 15 días, repetiría escenas pero al final, celebro que tuvimos un crew que hicieron su mejor trabajo, aplaudo que el cast fue latino y me aplaudo que lo hice.
R: ¿Qué historias te gustaría contar en el futuro? Seguro alguna de Chejov (es broma, Sasa y yo nos dormíamos en la escuela cuando alguno de nuestros compañeros actuaba escenas del dramaturgo ruso).
S: ¡Exacto! La tres hermanas en cine (se ríe). Quiero que en mis películas haya crimen, que los personajes no sean buenos ni malos. Mientras haya películas con latinos siempre van a tener un lado oscuro, con problemas que resolver.
R: ¿Y México, regresarías a tu país?
S: Si se me presenta la oportunidad iría feliz, quiero dirigir una serie.

R: ¿Qué viene después de Coyote Lake?
S: Una serie en desarrollo, acabo de hacer un cortometraje para empezar a pitchear para un largometraje .
R: ¿Y qué haces cuando no andas en chinga trabajando?
S: Tengo trabajo Godin, pero me gusta despertarme y jugar con Pepe (su gato que tiene personalidad de perro). Lo sacó a pasear y se me quedan viendo raro, cuando vengas a visitarme Los Ángeles lo sacamos a pasear.
R: ¡Si no muero de alegría, feliz, quiero conocer a Pepe!
S: No sé qué va a pasar pero estoy emocionada y para mí, estrenar mi película en el cine ya es un gran logro. 

Coyote Lake ya está en los cines de Estados Unidos, lamentablemente aun no ha llegado a México pero esperamos que lo haga pronto, mientras pueden seguirlos en instagram como @coyotelakefilm.

Romina Sacre
Romina Sacre

Romina Sacre cree que la vida es para disfrutarla y compartirla pero sobretodo para reírse.

Escribe lo que buscas y presiona Enter