Cómo hablarle de sexualidad a nuestros hijos

De Sexualidad a nuestros hijos les hablamos como les deberíamos hablar de todo ¡CON LA VERDAD!

            Tengo dos hijos hombres, 5 y 3 años de edad, dos hombres que saben que tienen pene y testículos,  saben que las mujeres tienen vulva, que saben que su cuerpo es de ellos, que mi cuerpo es mío, que el de su padre es de él. En esta casa tres poseen penes y son de ellos, una tiene vulva y esta es mía, mis pechos aunque los alimentaron por tanto tiempo solo son míos.

         Saben que nacieron por mi vagina, y que los puje y que vivieron en mi cuerpo gracias a un deseo enorme que compartía con su padre, el deseo de tener hijos con mi compañero de vida, y cumplimos el deseo uniendo nuestros cuerpos para lograr que mi ovulo y el esperma más fuerte de su papá se unieran y los hicieran. ¿Entienden que es un óvulo, que es un esperma, o la fecundación? No lo sé, lo que sé es que les hablamos con la verdad. Sin abejas, sin flores, sin pájaros o semillas mágicas.

Entienden que los cuerpos son increíbles y que funcionan de maneras físicas y químicas. Cada mes saben que su mamá sangra y que gracias a eso pude procrearlos, y entienden que dura algunos días y luego se va. Entienden que el pene en las mañanas tiene erecciones involuntarias y que no es nada más que parte de la naturaleza. Entienden que hay que cuidar los testículos porque es donde viven los espermas que algún día permitirán que ellos también se reproduzcan si así lo desean. Saben que no podrán tener más hermanos ya que mi esposo se responsabilizo de nuestra salud reproductiva y corto los conductos que harían que los espermas llegaran a mi óvulo.

            Lo único que yo no hablo con mis hijos es de “placer” porque a su edad aún no hay ese deseo, no lo conocen ni les mueve nada, y cuando crezcan será un tema que mi esposo y yo también hablaremos con la verdad. “El menor entiende hasta donde su desarrollo psicosexual se lo permite. Las palabras amorosas no adelantan, imágenes inadecuadas.”[1]

Tenemos un millón de razones para hablarles a nuestros hijos con la verdad, una de ellas y la más fuerte es para cuidarlos, cuidarlos de la gente enferma, cuidarlos de su futuro, cuidarlos de este mundo; cuando un niño tiene conocimiento de su fisionomía te puede expresar de forma más fácil los cambios que está experimentando o si alguien hizo un acercamiento no adecuado a su cuerpo. La segunda es para que respeten su cuerpo y el de otros, algún día crecerán, no pretendo que mis hijos lleguen vírgenes al matrimonio, pretendo que tengan control sobre sus cuerpos y sus deseos y respeto por los cuerpos de sus parejas, que entiendan que la sexualidad no es solo un juego, que es sobre todas las cosas un acto de muchísima responsabilidad, a la edad que sea, con la pareja que sea. Les hablamos con la verdad para nosotros también tener el privilegio de que ellos nos hablen con la verdad … mentir a tu hijo, mentir a tu pareja, mentirte a ti mismo, solo se convierte en una reciprocidad y rebote de mentiras que terminan en desconfianza.

[1] Regina Novelo. Bióloga y Educadora Sexual


Esta forma de comunicación no era natural para nosotros, pues creo que a la mayoría nos hablaban diferente cuando éramos chicos. Quién ha sido mi gran mentora para esto es la Bióloga y Educadora Sexual Regina Novelo, quién da un curso de “Prevención de Abuso” en Luperca. Ella en su curso hace hincapié en los siguientes puntos y es la guía que mi esposo y yo hemos adoptado para la comunicación:

  • Hablar siempre con la verdad: Los niños perciben cuando les mientes y buscarán información en otro lado.
  • Utilizar lenguaje sencillo y dar mensajes concretos
  • Ponerte de acuerdo con tu pareja sobre los valores que quieres transmitir para no dar mensajes contradictorios
  • Para los niños es importante saber cuáles son tus valores, aprovechar la oportunidad y agradecer su confianza.

Si quieres más información al respecto, no te pierdas el curso de Regina. Puedes encontrar información en nuestra pagina www.centroluperca.com

Escribe lo que buscas y presiona Enter