Aislinn Derbez: la familia sí importa pero eso no determina tu camino

“Va a entrar la hija de Eugenio Derbez a nuestra generación”, fue lo que me dijo mi amigo Chente unas semanas antes del primer día de clases de 4to de prepa. Yo sabía quien era Aislinn, la había visto en fotos, sabía que era modelo y que estaba guapísima. 

Nos tocó en el mismo salón, y era lo opuesto a lo que veía en sus fotos. Era tímida, callada, sonreía y decía poco. Ais, como le decíamos todos prefería pasar desapercibida. Ese año platicábamos poco y no fue hasta el 2005 que nos hicimos amigas. “Mi papá se va a vivir a Nueva York porque va a hacer una obra de teatro en Broadway, a ver si nos vemos allá.” me acuerdo que nuestro primer encuentro en la Gran Manzana fue en Union Square, cenamos comida china y de ahí, convivíamos todas las semanas aunque ella vivía con su papá en el Upper West Side. ¿Quién era esta persona tan única y tan divertida? Había noches que poníamos su iPod con canciones noventeras y las analizábamos. ¿Qué pedo con Martin Ricca y su canción “Enamorado de Britney Spears”? La escuchábamos y no parábamos de reír. 

Foto: Cuauhtemoc García, Mua: @stephaniesnizcer
Hair: @jonhmasbesa |
Lentes Dolce & Gabbana, blusa Alfredo Martínez, suéter Benetton, aretes Regina Castillo

Fuimos roommates del 2005 al 2008, en tres diferentes departamentos. Aislinn es ultra talentosa. Hay pocas personas que saben hacer tantas cosas, ella pinta, toma fotos increíbles (mis primeros headshots de actriz los hizo ella y le conseguía compañeros de mi escuela de actuación que le pagaran) además es una gran actriz. Una vez dijo que quería aprender a andar en patineta y lo hizo. Aprendió rápido. También la acompañé a comprar su guitarra, y se encerraba en su cuarto a practicar. Yo estudiaba actuación, Aislinn me ayudaba a ensayar mis escenas. Nos desvelábamos hasta las 3 am haciendo raps y componiendo canciones para nuestra banda “Paquito y la Crisis”. Aislinn llegó de una vacación familiar de diciembre con su nuevo hit: “Puberto Caliente” dedicado a Vadhir. Ais sacó su guitarra y empezó: 

Unos cuantos meses antes del 18 de febrero 
Una lady y un caldufo le echaron leña al fuego 
Y como ellos no sabían que sin gorrito no había fiesta 
Decidieron continuar con esa orquesta 
Y de ese acto inesperado el resultado es mi presencia 
pues de un par de caldufos nació otro a la cuarta potencia 

Puberto Caliente soy yo 
Puberto caliento soy yo 

Desde que yo era chiquitito me gustaban las muñecas 
Pero no era por jotillo sino para tocarles sus teclas 
Por fortuna mi papá es del Canal de las Estrellas 
Y gracias a mi gran carisma siempre estuve junto a ellas 
Y aunque a veces ahuyentaba a la morrita más mayor 
Pues mis manitas recorrían sus carnitas, ¡sin pudor! 

Puberto caliente soy yo 
Puberto caliente soy yo 

Aislinn tuvo su etapa de aprender música, se compró un teclado, un micrófono y veía como usarlos a través de tutoriales en YouTube. Y el hit “Puberto Caliente” lo grabamos esa misma semana, después se lo interpretamos a Eugenio y a Vadhir, el cual solo se reía (porque toda la letra era cierta). 

Aislinn Derbez nos describe a cada miembro de su familia, incluyendo a Charro, el peludo hermoso de la portada

Esos tres años que vivimos juntas en Nueva York fueron muy distintos cada uno. Yo pasé por momentos muy difíciles porque me involucré en relaciones tóxicas con güeyes que me dieron en la madre. Cuando lloraba, iba al cuarto de Ais y me consolaba. Eso sí, desde que éramos veinteañeras, Ais no se dejaba de los güeyes, cosa que yo no sabía hacer. Y me daba los mejores consejos. Ella me ayudó a no sentirme avergonzada de mis gustos musicales noventeros, a reírme de mi, y a no tomarme todo tan en serio. Estar juntas era como tener 9 años otra vez, donde todo te vale y juegas. Uno de mis días favoritos fue uno que estaba diluviando en Nueva York y salimos a la calle a correr. ¡Fue taaaaan liberador!

Fuimos familia esos años. Escogimos ser familia a pesar de ser tan distintas. Y ella  me enseñó que hay que querer a la gente como es, con sus imperfecciones y sus virtudes. Aislinn tiene esa cualidad como de alma sabia, que analiza y escucha, y ella me ha dado grandes consejos de vida, incluyendo el cómo ponerle límites a la familia. Hoy que la veo me llena de alegría el corazón el camino que ha recorrido, el cómo se ha convertido en una de las actrices más importantes de México. Ella no es la hija de, o la esposa de (aunque todos a su alrededor son famosísimos). Aislinn tiene nombre por ella sola dejando claro que la familia importa y mucho, pero que una debe tomar su propio camino. 

Romina Sacre
Romina Sacre

Emprendedora, escritora, abrazaperros y fan de la comida. Me gusta viajar y contar historias. No me tomo muy en serio.

Escribe lo que buscas y presiona Enter