10 consejos para lograr una piel luminosa

Para muchas mujeres el cuidado de la piel se convierte en un dilema debido a la cantidad de productos y métodos que están disponibles. Con tantas opciones pareciera difícil saber qué es lo ideal para lograr una piel luminosa y sana.

El cuidado de la piel no tiene porqué ser difícil, todo consiste en conocer los pasos correctos para crear la mejor rutina de belleza para ti y las necesidades de tu piel. Estos son 10 consejos básicos y muy sencillos, que con constancia lograrás una piel sana y luminosa:

1.Desmaquíllate siempre
Nuestro cutis está compuesto por poros que segregan sebo que ayuda a remover las células muertas y a mantener la piel hidratada y protegida. Si no nos desmaquillamos, los poros se obstruyen e impedimos que tenga lugar la renovación del cutis, como resultado, se propicia la aparición de granitos, puntos negro y líneas de expresión. Así que ya sabes, por más cansada que llegues a casa es muy importante que te tomes unos cuantos minutos para desmaquillarte antes de dormir, puedes hacerlo con agua micelar, toallitas o con algún desmaquillante bifásico posterior a esto recuerda siempre lavar tu rostro a profundidad para eliminar los residuos al 100%.

2. Limpia tu rostro.
NADA te funcionará si no empiezas por aquí. La limpieza profunda diaria por la mañana y por la noche es esencial para remover la suciedad que se va acumulando durante el día y que se adhiere a la piel (contaminación, sudor, maquillaje). Para que la piel absorba correctamente cualquier producto es importante tener la piel limpia, de otra manera tienes una barrera de suciedad que impide que la piel respire y absorba nutrientes. Entendido esto, un cepillo facial eléctrico puede facilitarte este proceso que a veces da tanta flojera y hacerlo a profundidad, como tus manos no pueden hacerlo por ti, sin lastimar tu rostro como otras esponjas o estropajos. El cepillo eléctrico ​LUNA 3 de FOREO​ puede convertirse en tu mejor aliado para este paso ya que este dispositivo no sólo elimina cualquier suciedad, si no que emite pulsaciones T-sonic que estimulan el flujo sanguíneo mejorando la circulación y la apariencia de la piel. Empieza aplicando tu limpiador facial y pasa el Luna 3  por tu cara húmeda haciendo movimientos circulares, repite estos movimientos durante un minuto, por la mañana y antes de irte a dormir

3. Usa Exfoliante
Al exfoliar la piel, nos liberamos de impurezas. Te recomendamos agregar un exfoliante a tu rutina y utilizarlo de una a dos veces en la semana. No es recomendable hacerlo diario ya que en este proceso removemos la piel muerta, un exceso de exfoliación hace que nuestra piel quede desprotegida, la hace más vulnerable a factores externos, como el clima y puede provocar resequedad, acné e incluso dermatitis. Recuerda que si tu piel es sensible, hazlo únicamente una vez a la semana. Notarás que después de exfoliar la piel estará más sana y luminosa.

4. Mantén tu piel hidratada
 La piel está formada por tres capas — la capa exterior (epidermis), la capa que se encuentra bajo ésta (dermis) y el tejido subcutáneo. Si la capa exterior de la epidermis no contiene suficiente agua, la piel perderá elasticidad y se sentirá áspera. Tomar agua es fundamental y favorecedor para la cara, ayuda a que la piel se hidrate y elimine toxinas, así ayudamos a disminuir la aparición de imperfecciones. Es por esto que lo ideal es que tomemos de 2 a 3 litros de agua diarios, si te es un reto difícil puedes hacer infusiones con agua y rodajas de limón o fresas para que te sea más fácil tomarla.

5. Dime qué comes y te diré qué piel tienes 
Muchas de las imperfecciones que brotan sobre la piel son resultado de una alimentación no adecuada. Los granitos, manchas y arrugas pueden ser una señal que tu cuerpo te está mandando para hacerte saber que algo anda mal. Procura tener una dieta baja en carne y rica en verduras y vitamina B, C y D (salmón, frutos secos, fresas, kiwi) que previenen la oxidación celular. Así la salud de tu piel va de la mano con la salud interior de tu cuerpo, te aseguramos que verás un cambio radical en la luminosidad de tu piel. Te recomendamos incluir vitamina C en ayunas.

6. Elige la crema hidratante adecuada
La principal función de una crema hidratante es ayudar a sellar la humedad natural del rostro. Si tu piel está reseca, busca una crema que te ayude a recuperar el agua que pierdes durante el día, si tu piel tiende a ser grasosa no significa que no necesite hidratación, igual la requiere pero una textura en gel puede ser ideal para tu tipo de piel. Busca que tu crema hidratante contengan emolientes, ácido hialurónico y propiedades hidratantes. Para obtener una mejor absorción del producto, una vez que la hayas aplicado da un masaje  focalizado con ayuda del lado anti-edad del cepillo facial Luna 3 de Foreo para lograr una mayor penetración de tus hidratantes gracias a sus pulsaciones (llegan hasta la tercera capa de la piel). Si en tu rutina incluyes sueros, puedes hacer lo mismo con el Luna 3, sólo recuerda que primero va el suero y luego la crema hidratante.

7. Dormir te hace más guapa 
La renovación celular se acelera por la noche mientras estamos descansando, es por eso que dormir es fundamental para que tu piel esté luminosa y sana. Dormir menos de siete horas puede provocar un mal funcionamiento del organismo y generalmente el resultado es que nuestra dermis no se oxigena con normalidad. Tener unas buenas horas de descanso es esencial para mantener nuestra piel en buen estado. También lo ideal es utilizar fundas de satín para las almohadas ya que con estas evitarás marcas en tu rostro y posibles líneas de expresión.

8. Utiliza protector solar
Este tip lo hemos escuchado mil veces y aún así no hacemos caso. Usar protector solar es súper necesario para evitar manchas, arrugas y enfermedades de la piel como cáncer. Los rayos UV matan el colágeno, eso quiere decir que al estar expuesta al sol, reduces la elasticidad de la piel, además produces melanina que es la sustancia que provoca el pigmento en la piel. La luz de los celulares y las computadoras también afectan, así que no importa si estás todo el día en tu oficina aún así necesitas usar protector o pantalla solar. Te recomendamos aplicarlo de 25 a 30 minutos antes de salir de casa para que pueda ser absorbido en su totalidad.

9. Limpia tus brochas de maquillaje
Las brochas acumulan residuos de producto, esta acumulación puede producir bacterias y hongos, que se llevan al rostro todos los días. Una brocha sucia puede causar varias complicaciones, desde la presencia de granitos, hasta la aparición de impurezas y espinillas. Limpia tus brochas por lo menos cada dos semanas utilizando agua micelar o jabón neutro.

10. Aplica  mascarillas
Esta última recomendación se puede acomodar a la mascarilla de tu elección. Opciones no faltan, puedes ir de lo más práctico como lo son las Sheet Masks, arcillas, carbón activado, etc. El punto es que las apliques por lo menos una vez a la semana para brindarle más nutrientes a tu piel y con esto la verás mucho más luminosa y sana.

Escribe lo que buscas y presiona Enter